Quantcast

Canarias suma otras seis muertes y 6.769 nuevos positivos

Canarias ha sumado otras seis muertes –cuatro mujeres y dos hombres– por coronavirus en las últimas 24 horas, de tal forma que los fallecimientos ascienden a 1.224, tiempo en el que ha notificado 6.769 nuevos casos de Covid-19 hasta acumular 201.899, según datos facilitados por la Consejería regional de Sanidad.

En este sentido, de las seis muertes registradas cuatro se han producido en la isla de Tenerife, una en Gran Canaria y otra en Lanzarote, estando todos en ingreso hospitalario y con patologías previas.

Por su parte, de los casos acumulados que presenta Canarias, 75.716 están activos, de los que 70 se encuentran ingresados en UCI (+2), 513 permanecen hospitalizados (+25) y 75.133 en sus domicilios (+4.830).

La Incidencia Acumulada (IA) a los 7 días en Canarias se sitúa en 1.420,21 casos por cada 100.000 habitantes y a los 14 días en los 2.629,56 casos por 100.000 habitantes.

En cuanto a las islas, Tenerife ha sumado 3.431 casos hasta acumular 99.422 casos, de los que 38.281 están activos epidemiológicamente; mientras Gran Canaria cuenta con 71.718 casos al agregar 2.123 más que el día anterior y teniendo actualmente 26.127 activos.

Asimismo, Lanzarote suma 536 nuevos casos con 14.402 acumulados, de los que 5.171 están activos epidemiológicamente; mientras Fuerteventura agrega 309 nuevos positivos hasta englobar 9.602 casos, de los que 4.098 están activos.

La Palma, por su parte, suma 305 nuevos positivos hasta acumular 4.706, de los que 1.638 están activos; La Gomera suma 37 nuevos casos hasta englobar 1.166 acumulados, de los que 255 están activos; y El Hierro suma 28 nuevos positivos, por lo que sus acumulados son 883, de los que 146 están activos.

Hasta hoy se ha realizado un total de 2.906.781 pruebas diagnósticas en las islas, de las que 17.669 se corresponden al día de ayer.

Por último, la Consejería de Sanidad ha informado que tras el cambio en la Estrategia Nacional de Detección Precoz, Vigilancia y Control de la COVID-19 que se produjo a finales de diciembre y, ante la situación de alta transmisión en toda España, el Ministerio de Sanidad ha acordado con las comunidades autónomas no notificar brotes por Covid-19, ya que entiende que el cambio de dicha Estrategia «responde a la necesidad de priorizar la atención sanitaria de la población vulnerable, la detección y seguimiento de este sector de población de mayor riesgo».

El objetivo, indican, es que los sistemas sanitarios tengan capacidad para diferenciar entre la atención a las personas que presenten enfermedad grave por Covid-19 de los que presenten síntomas leves, que realizan cuarentena en domicilio sin precisar asistencia sanitaria.