Quantcast

Cómo lavar tu ropa de lana

Aunque en muchos casos se recomienda lavar la ropa de lana a mano, existen programas específicos en las lavadoras que permiten el lavado de este tipo de tejido. De esta forma, si escoges el programa adecuado podemos lavar la ropa de lana en la lavadora con delicadeza sin estropear la ropa.

No obstante, acuérdate siempre de seguir las instrucciones que encontrarás en la etiqueta de lavado. Es recomendable no mezclar tejidos, por lo que lo ideal es juntar todas las prendas de lana para lavarlas de una.

LEA TAMBIÉN: CÓMO LIMPIAR A FONDO LA LAVADORA PARA QUE NO MANCHE TU ROPA

La lana es una de las fibras naturales más utilizadas en Europa desde hace siglos. Se obtiene, principalmente, del pelo suave y rizado de cabras y ovejas. En función del animal y de la ubicación del vello, se obtienen diferentes tipos de calidad en la lana con distinta finura y longitud.

La fibra de este tipo de tejido se caracteriza por su superficie de escamas y su interior lleno de canales.

Por su capacidad de aislamiento, es un material que suele utilizarse en la confección de jerseys de invierno, bufandas, prendas de abrigo o incluso trajes de invierno y chaquetas. También se utiliza para textil hogar, mantas y alfombras. Sin embargo, tiene el problema del encogimiento y el frisado.

Es decir, se forman pequeños nudos o bolitas en la superficie del tejido que se producen debido a la fricción de escamas entre fibras. Si quieres evitar que tu ropa de lana se encojan o sufran del frisado, te damos una serie de consejos y trucos para el correcto lavado y cuidado de este tipo de prendas.

Métodos para lavar la ropa de lana y que no se dañe

Métodos para lavar la ropa de lana y que no se dañe

Como hemos mencionado, todas las lavadoras están equipadas con programas específicos para la ropa de lana o aquellas confeccionadas con materiales delicado como cuerina. De no ser así, te recomendamos que nunca laves ropa de lana a más de 30º, y siempre usando un programa corto y sin centrifugado.

Así evitarás que las prendas de lana se encojan y sus fibras se deterioren. El tambor de la lavadora deberá estar medio lleno para que haga su función correctamente en todas las piezas de ropa. Por último, añade en el cajetín de lavado la cantidad indicada de un detergente especial para lavar este tejido.

Si el tejido es muy abierto o tiene hilos muy finos, mayoritariamente en jerséis, se recomienda que el lavado de la ropa de lana se haga a mano. También se recomienda hacerlo para otras prendas de lana cuando no se cuenta con una lavadora que tenga un programa específico para lavar lana lo mejor es hacerlo a mano.

Para conseguir que la ropa de lana esté en buen estado, antes de ponerte a lavar la lana a mano, revisa la prenda para ver si tiene alguna mancha. No todas las manchas y suciedad de las prendas de lana se pueden quitar fácilmente, por lo que siempre recomendamos tratarlas previamente.

Para hacerlo, unas gotas de detergente especial para lana sobre la mancha y frota suavemente. La ropa de lana es más delicada cuando está mojada.

Lavado especial a mano y sin daños

Lavado especial a mano y sin daños

Una vez tratada la mancha, hay que aclararla en agua fría para comprobar que ésta ha sido eliminada. Si persiste, hay que repetir el procedimiento. Seguidamente, llena un recipiente con agua fría. El recipiente tiene que ser suficientemente grande para que la ropa quede holgada y te sea cómodo lavar las prendas de lana a mano.

No más de medio tapón de algún detergente delicado que se use para lavar a mano en el recipiente e introduce la prenda. Remueve suavemente para que la fórmula del detergente penetre entre las fibras de la ropa de lana.

Es importante que, al lavar la ropa de lana a mano, la prenda no esté más de entre 3 y 5 minutos dentro del agua para que el tejido no se endurezca. Una vez la pieza de ropa está limpia, hay que enjuagar y aclarar con agua fría.

Para eliminar el exceso de agua es muy importante evitar estirar y retorcer la prenda para mantener en buen estado la ropa. En su lugar, debes estrujar la prenda suavemente, intentando no dañar el tejido.

Si el jabón no se ha eliminado del todo, debes repetir el proceso de aclarado en agua fría.

Las fibras de la ropa de lana absorben mucho el agua y cogen mucho peso. Por eso. después de lavar la prenda de lana a mano y escurrirla es importante no colgarla directamente, ya que toda la prenda quedaría deformada.

Para secar la prenda se deberá colocar en posición horizontal. También se recomienda enrollarla en una toalla para que esta absorba todo el agua restante y evitar que la pieza ceda ante el peso.

En caso que no te sientas seguro de hacerlo por tu cuenta siempre puedes buscar ayuda en las lavanderías.