Quantcast

El Gobierno de Canarias baraja cerrar el ocio nocturno y pedir el toque de queda

El Gobierno de Canarias estudia cerrar el ocio nocturno y pedir autorización judicial para implantar el toque de queda ante el aumento exponencial de los casos de COVID-19, pues sólo entre el martes y el miércoles se notificaron en las Islas 2.669 nuevos contagios, la mayor cifra diaria registrada desde que comenzó la pandemia.

En una entrevista a ‘COPE Canarias’, el director del Servicio Canario de la Salud (SCS), Conrado Domínguez, también ha dejado entrever que en el Consejo de Gobierno que se celebra hoy es posible que se decida subir a la isla de Tenerife al nivel 4 de alerta sanitaria, habida cuenta de que cada día está acumulando el mayor porcentaje de los contagios en las Islas.

Tenerife cuenta con una Incidencia Acumulada a 14 días que alcanza los 1.104,56 casos positivos por cada 100.000 habitantes y una ocupación de las UCI por pacientes con el virus en torno al 16%, una situación que preocupa en el seno del Gobierno.

«Con los números en la mano, vamos camino de tener que decretar el nivel 4», ha advertido Conrado Domínguez. «Hoy tendremos una reunión cuando se consoliden todos los datos y se hará una propuesta al Consejo de Gobierno para que se revisen, en cualquier caso, las medidas más restrictivas, pero con estos datos estamos bastante cerca», ha incidido.

El director del SCS ha avanzado la posibilidad de solicitar al Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) el toque de queda para «limitar algunos movimientos en determinadas horas para intentar cortar esa parte de sociabilización que no se hace de manera responsable»; una medida que se puso sobre la mesa en la Conferencia de Presidentes celebrada ayer.

Respecto al ocio nocturno, Conrado Domínguez ha indicado que es uno de los sectores donde se están detectando más brotes de COVID-19. En estos momentos hay notificados más de diez, entre ellos el que se originó en una discoteca de Adeje, el más numeroso que ha habido desde que comenzó la pandemia, con al menos 273 positivos.

Por ello, el director del SCS indicó que el posible cierre del ocio nocturno también es «una de las cuestiones que están sobre la mesa y que se está valorando a efectos de tomar medidas, pero no solo en Canarias, sino en el ámbito del Estado». A pesar de ello, ha subrayado que «no es un problema de una actividad, sino un problema individual».

Ha destacado que el hecho de que la mayor parte de los contagios se estén produciendo entre menores de 50 años ayuda a que los hospitales no estén sometidos a tanta carga asistencial, aunque ha recordado que un aumento exponencial de casos con muchos contactos estrechos «hace que se tensione todo, tanto el sistema de rastreo como la atención primaria y los hospitales, pero el sistema está respondiendo».

Sobre la decisión de recuperar el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores, el director del Servicio Canario de la Salud (SCS) incidió en que se trata de una medida más para intentar evitar los contagios, pero quiso dejar claro que esto «sólo se para con responsabilidad individual y cumpliendo las normas», toda vez que la mayoría de los contagios se están registrando en ámbitos cerrados, reuniones familiares y ocio nocturno.

Por otro lado, Domínguez también ha adelantado que, «a día de hoy», no ve factible que el derbi del fútbol canario entre el CD Tenerife y la UD Las Palmas se celebre el próximo 2 de enero con el 100% del aforo en el Heliodoro Rodríguez López, aunque la Comunidad Autónoma solo puede decir dentro sus competencias.