Quantcast

Partidos vascos de la oposición ven al Gobierno Vasco «noqueado, desorientado y sin capacidad de reacción»

EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU y PP+Cs han lamentado el impacto de la sexta ola de la covid-19 en Euskadi y han acusado al Gobierno Vasco de estar «noqueado, desorientado y sin capacidad de reacción». Por contra, las formaciones que integran el Ejecutivo han defendido que se están poniendo «todos los recursos disponibles encima de la mesa» y han apelado a la vacunación.

En declaraciones a Radio Euskadi, los parlamentarios vascos han analizado el impacto de la pandemia de la covid-19 en Euskadi y el avance de la sexta ola.

En este sentido, el parlamentario de EH Bildu Iker Casanova ha manifestado que Euskadi está frente a una de «las peores situaciones sanitarias del mundo» en relación a la covid-19, y «la peor del Estado en cuanto a cifras».

A su juicio, el Gobierno Vasco debe «apelar a la humildad, a la autocrítica y hacer propósito de enmienda». «No queremos decir que estos datos sean responsabilidad exclusiva de la gestión política de la pandemia, pero apunta a que la gestión tampoco ha sido brillante», ha denunciado.

Para Casanova, el Ejecutivo vasco está «un poco noqueado y ‘groggy’, por lo que la ola les está pasando por encima y no es capaz de poner encima de la mesa elementos nuevos y determinantes para hacer frente a la pandemia».

De este modo, ha apostado por tomar «medidas directas» para hacer frente a los contagios, entre ellas, el refuerzo de la red de rastreadores o la instalación de medidores de CO2, así como por «reconstruir la atención primaria» tras haber quedado «al borde del colapso».

ELKARREKIN PODEMOS-IU

El parlamentario Elkarrekin Podemos-IU Iñigo Martínez ha advertido de que Euskadi está «en una mala situación» pandémica y ha asegurado que se podía «haber previsto una mayor capacidad de reacción por parte del Gobierno Vasco».

«Hace semanas propusimos mantener el refuerzo de Osakidetza y la respuesta fue que los 4.000 contratos extra realizados no se iban a renovar y fueron despedidos», ha criticado.

A su juicio, se ha producido una «falta de previsión» y ha abogado por la instalación de medidores de CO2 y por realizar «protocolos de ventilación».

PP+CS

El portavoz parlamentario de PP+Cs, Carmelo Barrio, ha denunciado que el País Vasco «lidera el ranking de contagios» y ha afirmado que existe «una especie de desorientación» en las medidas que adopta el Gobierno Vasco.

«Nadie sabe cómo se maneja el LABI técnico, hay directrices contradictorias, falta de rastreadores, la atención primaria convoca protestas», ha enumerado, para añadir que el Ejecutivo se encuentra «desorientado».

Asimismo, y en relación a la suspensión de las cabalgatas de Olentzero y Reyes en Bilbao, circunstancia que no se producirá en Vitoria y San Sebastián, ha incidido en que «el alcalde de un sitio dice una cosa y otro otra, aunque sean todos del PNV», lo que denota «una especie de falta de criterio».

PARTIDOS DE GOBIERNO

Desde el PNV, la parlamentaria Leixuri Arrizabalaga ha reconocido que la situación es «complicada», por lo que es necesario «ser precavidos y reducir los contactos al máximo».

Tras recordar que los expertos sanitarios aconsejan reducir los contactos, no permanecer en espacios cerrados y seguir usando la mascarilla, la representante jeltzale ha resalatado que «no hay ninguna solución 100 por 100 eficaz» y ha apelado a la ciudadanía a vacunarse y «ser prudentes».

Frente a las críticas de la oposición, Arrizabalaga ha defendido que el Gobierno Vasco ha puesto «todos los recursos disponibles encima de la mesa». «Está siendo una gestión sincera, clara y transparente», ha expresado, para añadir que Osakidetza está contratando gente en la sexta ola, de tal forma que «se están poniendo todos los recursos necesarios para luchar contra la pandemia».

Por último, desde el PSE-EE, el parlamentario Ekain Rico ha asegurado que afirmar que «todo está mal sería tan ridículo como decir que todo está bien». Tras señalar que el virus «muta semana a semana y está golpeando» a todo el planeta, ha incidido en que en Euskadi «la situación es preocupante» y se da «un tensionamiento claro del sistema sanitario».

«Hay que tomar medidas por parte de los gobiernos y de los ciudadanos. Si todos vamos a una, mejor», ha afirmado, para añadir que la herramienta «más clara» para luchar contra la pandemia es «la vacunación».