Quantcast

Alfico defiende su «derecho» a no continuar la colaboración con su distribuidor Experience

Alfico, filial de New Balance, ha defendido su «derecho» a no continuar su colaboración con Experience Group, que distribuye sus productos, por una deuda de 6 millones de euros contraída por esta. Mientras, Experience Group ha afirmado que la renovación del acuerdo era tácita y ha alertado de que si la filial de New Balance no mantiene el suministro se producirá un inminente cierre de tiendas.

Así se han manifestado en un juicio celebrado este lunes en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Redondela (Pontevedra) tras una demanda interpuesta por Experience Group, que distribuye productos de New Balance en España y Portugal desde 2013 y gestiona sus tiendas, contra la filial de New Balance en España, Alfico. De este modo, Experience busca que se mantenga el suministro y que este incluya las últimas colecciones.

En concreto, Experience Group cuenta con un contrato de licencia de los productos hasta el 31 de diciembre de 2021 y el pasado mes de octubre la parte demandada le comunicó la suspensión de la distribución, que ha justificado en la deuda contraída con ella. Además, recientemente, la parte demandada llegó a realizar una oferta para comprar esta empresa.

En la demanda, la empresa Experience Group ha defendido que el acuerdo se renueva automáticamente cada cinco años dentro de un plan estratégico hasta el 2025 y ha afirmado que este ha sido aprobado en el Consejo de Administración, al que pertenece la CEO de New Balance en España, Ana Scheidgen, que no ha declarado en la vista por motivos de salud.

Precisamente, Scheidgen montó la empresa Experience Group, que ahora le demanda, para la explotación del negocio ‘retail’ de New Balance en España y Portugal junto con dos socios expertos en el sector y vendió su propia empresa Alfico a la matriz de New Balance en Boston en 2016, según fuentes de la parte actora.

«DERECHOS» DE NEW BALANCE

En el juicio, el letrado de la parte demandada ha remarcado que «New Balance ha hecho valer sus derechos» al no renovar el contrato de licencia, que caduca el 31 de diciembre, y que «actúa como paraguas de los demás acuerdos». «Desde julio se sabía que el contrato iba a terminar», ha asegurado el abogado, que ha afirmado que «no había ningún dato concluyente de que fuese a renovarse».

Además, ha insistido en que «solo 11 de las 22 tiendas de Experience cuentan con contrato de suministro». También ha explicado que «se dieron facilidades de pago» a Experience y se llegaron a ofrecer 17 millones de euros para comprarla, una oferta que un accionista de Experience Group que ha comparecido como testigo de la parte actora ha asegurado que se situó en «8 millones de euros».

«FALTA» DE SUMINISTRO

Asimismo, este socio de Experience Group ha afirmado que «Alfico sigue sin suministrarles» productos, una situación que ha advertido que abocará a «cerrar 22 tiendas entre el viernes y el lunes». A preguntas del abogado de la parte demandada sobre el número total de contratos de suministro que vencen en 2023, ha reconocido que «hay dos».

También ha insistido en que «en noviembre se pensaba liquidar la cuenta pendiente» con Alfico y ha incidido en que se le realizaron dos pagos que sumaron 3,3 millones de euros, así como que la filial de New Balance desestimó planes de pago que se le plantearon desde 2019.

Adicionalmente, el director comercial de Experience Group ha recalcado que «si Alfico hubiese cumplido el contrato» alcanzado, se recibirían «grandes compras de stock» que permitirían «garantizar el suministro», que «no es suficiente» para abastecer a los establecimientos ‘outlet’ del grupo. Además, ha afirmado que la filial de la firma deportiva «nunca permitió cancelar pedidos» ni «devolver mercancía».

Del mismo modo, ha asegurado que el porcentaje abonado por el grupo deportivo no cubre los gastos de logística que asume Experience Group desde 2016.