Quantcast

El sur de Navarra espera la llegada de la crecida de los ríos

La crecida de los ríos que ha provocado inundaciones en el norte de Navarra y en la Comarca de Pamplona llegará en las próximas horas al sur de la Comunidad foral.

El Gobierno de Navarra se mantiene vigilante por las situaciones que pueda provocar el río Arga en las localidades de Falces, Funes y Peralta.

La crecida del río Ebro en la Ribera de Navarra podría darse a partir de la medianoche. En esta situación, el Ayuntamiento de Tudela ha activado el nivel 0 de emergencia de inundaciones. La Policía Local de Tudela ha recomendado a los vecinos de las zonas cercanas al río, principalmente garajes subterráneos del Paseo Pamplona y de la zona Verjas, que saquen los vehículos.

El alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, ha afirmado que «las previsiones no son buenas, pero la Confederación Hidrográfica del Ebro nos dice que los pronósticos son muy variables». «Confiemos en que se pueda paliar la avenida de caudal con la labor que hagan los pantanos, sobre todo Itoiz y Yesa porque el anuncio de más de 2.000 metros cúbicos -de caudal- sería muy negativo», ha advertido.

A la espera de la crecida en las próximas horas hacia el sur, los principales efectos de las lluvias y nevadas se han producido en el norte de Navarra y en la Comarca de Pamplona.

En el norte, en la localidad de Sunbilla, una persona ha fallecido tras un desprendimiento sobre un cobertizo, que a su vez se ha desmoronado sobre un vehículo, donde ha sido hallada la persona fallecida.

Por su parte, Pamplona ha vivido la mayor crecida del río Arga en las últimas dos décadas. Las inundaciones han provocado el cierre de calles y diversas zonas, tras quedar anegada por el agua.

Agentes de Policía Municipal de Pamplona han tenido que rescatar a 23 personas a lo largo de la mañana en siete intervenciones a causa de las inundaciones. Se han producido principalmente en la zona de la Rochapea, tras el requerimiento de algunos comerciantes, que habían accedido a sus negocios antes de que el agua llegara a anegar su zona. Situaciones similares se han vivido en las localidades colindantes de Villava y Burlada.

La situación tiende a estabilizarse en Pamplona, aunque esto no está permitiendo por el momento la apertura de las calles y zonas que habían sido anegadas.

Como labor preventiva para evitar destrozos, desde primeras horas de la noche la Policía Municipal se ha encargado de la retirada de vehículos de zonas inundables. En total, entre la noche y la mañana se han retirado más de 250 vehículos. Además, se ha utilizado el sistema de alertas vía SMS para pedir a los vecinos que retiraran sus vehículos primero de las calles inundables y luego también de los garajes cercanos.

El Ayuntamiento de Pamplona, a través de Policía Municipal, pondrá en marcha a partir de este sábado dos puntos móviles de información que se ubicarán en la Rochapea y Landaben para ayudar y asesorar a los vecinos en la tramitación de las reclamaciones por los daños producidos por las inundaciones.

La crecida también ha afectado a otras localidades como Arruazu, Santesteban, Olave, Urroz Villa, Ibero, Bera, Arazuri, Etxauri o Navascués.

Unos 2.600 clientes de Iberdrola han visto afectado este viernes el suministro de luz en Navarra debido a las inundaciones.

El consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, ha afirmado que la situación provocada por las inundaciones es «francamente sensible derivada de los episodios de lluvias con altísima intensidad que hemos tenido en las últimas horas, unos episodios de lluvias que han superado todas las previsiones».