Quantcast

Hacienda recauda por la ‘Tasa Tobin’ 237 millones hasta octubre

España ha ingresado en los diez primeros meses del año 237 millones de euros por el impuesto sobre transacciones financieras, la conocida como ‘tasa Tobin’, lo que supone el 27,8% de los 850 millones de recaudación previstos por el Gobierno para el conjunto del año, es decir, una cuarta parte de la estimación realizada para todo 2021.

El Impuesto sobre las Transacciones Financieras, en vigor desde el 16 de enero de 2021, grava la adquisición de acciones de sociedades españolas, con independencia de la residencia de las personas o entidades que intervengan en la operación, siempre que tales sociedades tengan acciones admitidas a negociación en un mercado regulado y un valor de capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros.

La primera autoliquidación del impuesto sobre las Transacciones Financieras, conocido como ‘Tasa Tobin’, que se debe presentar de forma obligatoria por vía electrónica a través de Internet en la sede electrónica de la Agencia Tributaria con carácter mensual, se realizó entre los días 10 y 20 de junio de este año.

LIQUIDACIÓN TRIMESTRAL DE LA ‘TASA GOOGLE’

De su lado, España ha ingresado en la primera mitad del año 95 millones de euros de la primera liquidación del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, la conocida como ‘tasa Google’, de los 968 millones previstos para este año.

La ‘tasa Google’, que por su parte se liquida trimestralmente, grava aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros, dirigiéndose a servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad o la venta de metadatos. Aunque Hacienda tenía prevista una recaudación inicial de unos 1.200 millones de euros (antes de la pandemia), posteriormente la rebajó a 968 millones.

No obstante, el mes pasado los gobiernos de España, Francia, Italia, Austria y Reino Unido han llegado a un acuerdo con Estados Unidos sobre sus respectivos impuestos digitales que evitará la entrada en vigor de los aranceles sobre importaciones de productos de dichos países europeos que había aprobado Washington en junio.

El acuerdo contempla que España y el resto de países mantengan sus respectos impuestos digitales nacionales hasta que entre en vigor el primer pilar del acuerdo sobre fiscalidad de empresas al que llegó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a petición del G20. Este pilar entrará en vigor el 31 de diciembre de 2023 como fecha límite.

A partir de 2024, se evaluará si los impuestos abonados por las multinacionales afectadas estadounidenses por los impuestos digitales nacionales es superior al que hubieran tenido que pagar al amparo del pilar 1. En caso de que fuera así, España y el resto de países europeos tendrán que abonar a dichas empresas un crédito fiscal por la diferencia entre ambas cantidades.

LA AGENCIA TRIBUTARIA ADMITE ERRORES EN EL CÁLCULO DE RECAUDACIÓN

El director general de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), Jesús Gascón, ya ha admitido «errores» en el cálculo para este año de las Tasas ‘Google’ y ‘Tobin’. En el caso del nuevo impuesto de transacciones financieras, las estimaciones «fueron excesivas», aunque prevé que irá ganando capacidad recaudatoria.

También ha admitido que en cuanto al Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales hubo errores en la método de cálculo inicial, así como en los multiplicadores aplicados sobre la previsión de la Comisión Europea.

1.128 MILLONES CON LAS MEDIDAS DE LOS PGE 2021

Según el informe de recaudación, las medidas tributarias incluidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 han sumado 1.128 millones de euros en los diez primeros meses del año, siendo la subida del tipo del impuesto de los seguros la que más recaudó, con 391 millones.

Además de las tasas ‘Tobin’ y ‘Google’ incluidas, también destaca la subida del tipo en la base general del IRPF, que ha aportado 108 millones, la subida del IVA para las bebidas azucaradas y edulcoradas (242 millones) y la modificación de la exención del artículo 21 en el Impuesto sobre Sociedades, medida que en 2021 se está aplicando sobre los pagos fraccionados, y para la que se estima un impacto positivo de 55 millones en los dos primeros pagos.

Esta cifra, aclara la Agencia Tributaria, resulta baja con respecto a las previsiones, pero hay que tener en cuenta dos cuestiones. La primera es que la medida estaba calculada para un año completo sin poder hacer ninguna consideración sobre la forma en que las rentas afectadas por la norma se reciben a lo largo del año.

Y la segunda, y más importante, es que la modificación tiene más relevancia en empresas que, dado el fuerte crecimiento de los beneficios, están tributando en este año de acuerdo al resultado contable y no según la base.