Quantcast

Oltra sobre el término ‘violencia obstétrica’ «No criminaliza a nadie, defiende a las víctimas»

La vicepresidenta del Gobierno valenciano y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha asegurado este miércoles que incluir del término «violencia obstétrica» en la ley de violencia machista «no criminaliza a nadie» sino que «defiende a las víctimas». Así, ha indicado que supone «poder abrir la puerta a las víctimas para que tengan la atención que necesiten», sea «psicológica, de trabajo social o jurídica».

Oltra se ha pronunciado de este modo tras presentar el contrato programa entre la Generalitat y el Ayuntamiento de València en materia de servicios sociales, preguntada por la propuesta para incluir ese término en la ley de 2012 contra la violencia sobre la mujer en el ámbito de la Comunitat Valenciana y por las críticas de algunos profesionales.

La responsable autonómica ha agregado que contemplar esa expresión en la norma también «permite la definición de qué esa violencia obstétrica». «En la ley valenciana de violencia contra las mujeres hay un artículo, el tres, donde se definen las violencias que se dan sobre las mujeres: la física, la psíquica, la económica, los matrimonios forzosos o las mutilaciones genitales. Todas las violencias que se pueden dar sobre las mujeres», ha explicado.

Asimismo, ha comentado que esa norma se adaptó «al Convenio de Estambul hace tres años» y ha detallado que «ahora, lo que se quiere es completar» esas definiciones con este término. Ha destacado que se trata de una expresión contemplada por «la Organización Mundial de la Salud, el Consejo de Europa y todos los organismos internacionales» para referirse a ese tipo de violencia.

«Eso no criminaliza a nadie, eso es lo que define la condición de víctima», ha considerado Oltra. «Si una mujer ha padecido eso, por ejemplo, en el extranjero y viene a nuestro país, tenemos que poder reconocer la condición de víctima y poder atenderla en nuestros sistemas de protección y en los centros mujer», ha planteado.

Así, ha defendido que esa mujer pueda ser «atendida por una psicóloga, por una trabajadora social o remitida –a un centro sanitario– si necesita algún tipo de reconstrucción de genitales o de órganos reproductores». «Todo eso lo que permite es la definición de qué es la violencia obstétrica», ha insistido.

La responsable autonómica ha repetido que ese término, «al igual que la definición de las otras violencias sobre la mujer no criminaliza a nadie sino que definen a las víctimas». Preguntada por si usar esa expresión puede llevar a pensar que hay un «bando maltratador», ha respondido que «no se trata de bando maltratador» y ha resaltado que ese tipo de violencia se da.

«Pasa, hay violencia obstétrica. Lo reconocen los organismos internacionales. La puede haber» aunque «no sea generalizado». Ha afirmado que «puede haber un caso» y ha reiterado la necesidad de «proteger a las víctimas aunque solo haya un caso».

Oltra ha aseverado que «estamos en un país en el que cada vez el trato durante la gestación y el parto es más humanizado, más participado, más informado» y donde «cada vez mejoramos más», pero ha insistido en que ante «algún caso» que se pueda dar, es necesario «proteger a la víctima». «Es mayoritario, no. Es un garbanzo negro, si», ha dicho, tras lo que asegurado que quien haya padecido esa violencia debe tener «derecho a la protección».

Preguntada por si al hablar de violencia obstétrica se puede hablar de mala praxis, la consellera ha manifestado que «la violencia obstétrica es una mala praxis porque o bien no ha habido un consentimiento informado o se ha hecho algo en contra de la voluntad de la mujer».

«HAY DIFERENTES OPINIONES»

Respecto al malestar de algunos profesionales ante la propuesta de incluir este término en la ley, Mónica Oltra ha dicho que no sabe «si se ha trasladado bien cuál es la propuesta» y ha reconocido que «hay diferentes opiniones».

En este punto, ha resaltado que «hay colectivos de matronas que dicen que esas malas praxis a veces existen». «Hay diversidad de opiniones. Existe y España ha sido condenada en alguna ocasión por violencia obstétrica por los tribunales de la ONU», ha añadido.