Quantcast

Albares dice que la llegada de Yunior García fue a petición propia

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha asegurado este viernes que la llegada a España del opositor cubano Yunior García se produjo a petición del dramaturgo y «con normalidad».

En declaraciones en el Congreso de los Diputados, donde ha intervenido ante la Comisión Mixta para la Unión Europea ha indicado que su llegada se tramitó «con normalidad, a petición propia y con un visado español».

Asimismo, ha adelantado que tiene previsto reunirse con el opositor esta misma mañana para «pulsar de primera mano cuál es su visión de la situación».

García, dramaturgo y uno de los fundadores del movimiento Archipiélago que promovió las marchas previstas por el 15N en Cuba contra el Gobierno de la isla, llegó el miércoles a Madrid con un visado de 90 días.

En rueda de prensa el jueves, aseguró que no tiene intención de solicitar asilo en España y que su intención en regresar a Cuba en cuanto sea posible. García justificó su marcha porque el régimen cubano, al que no dudó en tachar de «dictadura», buscaba silenciarle y él quería hacer escuchar su voz y contar lo que realmente está pasando en su país.

Albares ha había adelantado su intención de reunirse con García durante su comparecencia al hablar de América Latina, región que ha defendido que es la «más eurocompatible» puesto que «compartimos principios y valores». No obstante, ha subrayado que la «farsa de elecciones» en Nicaragua «debería ponernos sobre aviso de lo frágil que puede ser a veces la democracia».

Así, tras reconocer que la «democracia está allí amenazada» ha defendido que la UE tiene que hacer más y ha recalcado que «tiene que ir mucho más allá de los tres países donde la democracia puede verse amenazada», en referencia a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

VOX ACUSA AL GOBIERNO DE DEFENDER AL CASTRISMO

Por su parte, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha acusado al Gobierno y su presidente, Pedro Sánchez, de actuar de «abogado de la dictadura castrista en Europa» afeando que en el viaje que este hizo a Cuba en 2018 dijera que se trataba de «hacer normal lo que es normal».

«Por mucho que lo intenten no van a poder hacer nunca hacer normal lo que no lo es», ha insistido el diputado de Vox, subrayando que en la isla está prohibido formar partidos o sindicatos, que los cubanos no pueden tener negocios libremente y que existen «cientos de presos políticos», entre otras cosas, «mientras los oligarcaas acumulan fortunas».

Asimismo, ha reprochado al Gobierno su «tibieza» ante los acontecimientos de la última semana, donde las detenciones y hostigamientos y el uso del «sistema represivo» por parte del régimen evitó que los cubanos se movilizaran este lunes.

Albares ha reivindicado la visita de Sánchez, en la que él mismo estuvo ya que entonces trabajaba en Moncloa. «Lo que no es normal», ha defendido, es que ningún presidente español hubiera viajado a la isla en 32 años cuando lo habían hecho entre otros el presidente de Estados Unidos y los tres últimos papas, «personas nada sospechosas de ser comunistas».

Así las cosas, ha sacado pecho de que España es el único país, junto con la UE, que mantiene un diálogo sobre Derechos Humanos con Cuba, al tiempo que ha recordado que él mismo, tras tomar posesión en julio coincidiendo con las protestas en Cuba, reclamó «libertad de expresión y libertad de manifestación» y que Yunior García a llegado «con un visado que le dio el Consulado».

VENEZUELA

Por otra parte, también ha defendido la política hacia Venezuela, asegurando que «ningún Gobierno ha hecho tanto» y recordando que el opositor Leopoldo López estuvo refugiado en la Embajada española en Caracas y luego vino a España «con este Gobierno, no con otro». Además, ha dicho, desde 2019 han llegado a España 90.000 venezolanos «con permisos de residencia y trabajo».

Por lo que se refiere a las elecciones regionales y munipales de este domingo en el país y la misión de observación de la UE, Albares ha apostado por dejarles «trabajar y que nos hagan el informe y luego, con total honestidad, hablaremos», mostrando su confianza en los eurodiputados.

El ministro también ha hablado durante su comparecencia de la situación en la frontera entre Polonia y Bielorrusia. A este respecto, ha dejado claro que la utilización política de la migración, como la que está haciendo el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, «es inaceptable».

Asimismo, ha incidido en que al igual que quienes están en la frontera «no vienen a Polonia, al igual que los que intentan cruzar las fronteras de Grecia, Italia o España» sino que «vienen a Europa», insistiendo una vez más en «es en Europa y a escala europea donde hemos de encontrar la solución» y defendiendo con ello la necesidad de aprobar el Pacto de Migración y Asilo de la UE.

GIBRALTAR Y PRESIDENCIA DE LA UE

En otro orden de cosas, también ha hablado de Gibraltar, reiterando el compromiso del Gobierno con los 270.000 habitantes del Campo de Gibraltar, así como del acuerdo sobre el Peñón que negocian la UE y Reino Unido en la actualidad, en el que España tendrá que ser consultada para su aprobación final.

Preguntado por el portavoz del PP en la comisión, Rubén Moreno, sobre quién controlará la frontera del Peñón de concretarse dicho acuerdo, Albares ha recalcado que «España tendrá el control sobre los controles fronterizos».

En otro orden de cosas, además de pedir el apoyo parlamentario a lo que ha sostenido que es una «política de Estado», el ministro ha aprovechado para adelantar algunas de las prioridades que se marcará el Gobierno de cara a la Presidencia europea del segundo semestre de 2023, en la que ya se está trabajando.

«Es demasiado pronto para identificar los expedientes concretos que se podrán finalizar durante nuestra Presidencia» pero sí es posible adelantar «algunas de las líneas políticas» que guiarán al Gobierno, ha señalado, entre las que ha citado «una Europa más social», «la lucha contra el cambio climático y la revolución digital», la Unión Sanitaria Europea y, en el ámbito geográfico, «América Latina y la Vecindad Sur».