Quantcast

Los rectores piden que la futura Ley de convivencia «respete la autonomía universitaria»

El presidente de la Comisión Sectorial Crue-Secretarías Generales y rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, ha pedido que la futura Ley de convivencia «respete la autonomía universitaria» y ha lamentado que se haya perdido una norma » negociada por todos» tras la incorporación de enmiendas.

«Nos gustaba la Ley de convivencia como estaba, una ley negociada por todos y sentimos que algo se ha perdido», ha manifestado en declaraciones a los medios tras participar en Santiago de Compostela en la reunión de la Sectorial de Secretarías Generales de las Universidades Españolas.

Con todo, ha celebrado que se haya mantenido la mediación como «clave» en la resolución de conflicto. «Ahora el trabajo que queda es el desarrollo futuro de estos aspectos y esperemos que se respete la autonomía universitaria y que se nos deje a las universidades trabajar en esta dirección», ha afirmado.

«Ya que hemos perdido una legislación que nos gustaba mucho, pues por lo menos que nos dejen a las universidades desarrollar esta ley en los aspectos que han sido suprimidos», ha sostenido.

Así, ha puesto como ejemplo la definición de los «ámbitos» y el «cómo» se hace la mediación. «Porque la calidad de la mediación depende de que se establezca claramente cómo se va a hacer y cuáles son los derechos y obligaciones de cada una de las partes», ha indicado.

Según ha explicado José Antonio Mayoral, estas cuestiones estaban «perfectamente definidas» en el anteproyecto. «Y si la autonomía universitaria se respeta podremos recuperar estos ámbitos de mediación que eran los que hacían esta ley realmente moderna e innovadora», ha apuntado.

AUTONOMÍA Y FINANCIACIÓN

Además, ha insistido que mantener la «autonomía universitaria es clave» también de cara a la aprobación de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU).

«Al igual que los partidos políticos han decidido que la ley de mediación no tenía que ser muy definida, también pedimos que en la LOSU nos dejen ámbito a las universidades para hacer desarrollos propios y que no tengamos una ley muy restrictiva», ha indicado para confiar en que esto «sea así». «La autonomía y la financiación son las claves para el funcionamiento del sistema universitario español», ha insistido.

POSTURA DE LA USC

También preguntado al respecto, el rector de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), Antonio López, ha considerado que la Ley de convivencia era «absolutamente necesaria» para «recuperar y poner al día todo lo que tiene que ver con el régimen disciplinario en el ámbito de la universidad» que «estaba amparando en una norma preconstitucional».

Con todo, ha sostenido que el «anteproyecto originariamente» había una «apuesta más decidida por la mediación como un elemento de resolución de los conflictos en el ámbito de la universidad. «Tras el trámite parlamentario, en el que hubo enmiendas y modificaciones…, se retomó el tema de la mediación pero quedando un poco a lo que pueda decidir cada universidad en sus normas», ha apuntado.

Tras ello, ha señalado que las universidades apostaban, «más allá de un régimen sancionador que hay que preverlo», «por la vía de la mediación como camino para la resolución de buena parte de los conflictos que tuviésemos como universidad». «Sigue estando ahí pero tenemos que incorporarla después en las normas de cada universidad», ha apuntado.

LA XUNTA TAMBIÉN LA VE «NECESARIA»

Por su parte, el secretario xeral de Universidade de la Xunta de Galicia, José Alberto Díez de Castro, ha sostenido que la Ley de convivencia era una «norma necesaria». «Todos sabemos que era necesario cambiar un decreto del año 54 del siglo pasado, que era algo anacrónico absolutamente y que hay que regular los temas de disciplina y de atentados a la convivencia dentro de las propias universidades», ha apuntado.

«De lo que se trataba era de buscar siempre una mediación y de resolver los problemas de la forma más pacífica posible, pero después siempre tiene que haber una serie de sanciones previstas, para eso tiene que ser una ley», ha dicho.

El secretario xeral, que ha incidido en que «hay que prever una serie de sanciones» frente a «conductas» que pueden ser «atentatorias», ha considerado que el «anteproyecto no las incluía» y que «la geometría del Congreso sí permite hacer alguna de esas aportaciones». Por ello, ha considerado que «buscar» el «consenso» y «la unanimidad» también en el Congreso.

La USC ha acogido este jueves la décimo octava reunión de las CRUE-Secretarías Generales con un programa centrado en el análisis de las reformas de la organización de las enseñanzas universitarias y de las propuesta de Ley de convivencia universitaria y de la reforma de la Ley orgánica de universidades.