Quantcast

ANPE Baleares tacha de «error» permitir titular con suspensos y eliminar las pruebas de recuperación en Secundaria

El sindicato ANPE Baleares ha considerado «un error» que se permita a alumnos titularse con materias suspensas y eliminar las pruebas de recuperación en Secundaria.

En un comunicado, ANPE ha analizado el real decreto, de aplicación este curso 2021-2022, que permitirá titular en Bachillerato con una asignatura suspensa, convierte la repetición en excepcional y elimina los exámenes de junio y/o septiembre en la ESO.

ANPE rechaza las nuevas medidas y critica que el Ministerio «atribuye toda la responsabilidad sobre la promoción y titulación al profesorado», «dejando a los docentes en una situación de inseguridad jurídica en la toma de decisiones sobre la promoción y titulación del alumnado».

Además ha expresado «absoluto desacuerdo» con que se pueda obtener el título de Secundaria o Bachillerato con alguna asignatura suspensa, ni siquiera en los supuestos excepcionales que incluye la norma. «Esta medida envía un mensaje contrario a la cultura del esfuerzo y del mérito, en el que la ausencia de incentivos para lograr la excelencia académica resulta desmotivadora para el profesorado y el alumnado», han declarado desde la organización.

Asimismo, avisan de que la decisión de promoción no recae en un especialista de área, «sino que se diluye en el equipo docente y puede generar controversia en los claustros porque, de alguna manera, esta medida menoscaba el principio de autoridad académica del propio profesorado».

Para ANPE, «superar las áreas es el indicador y referente para constatar que el alumnado ha adquirido las competencias establecidas y alcanzado los objetivos de la etapa». «La solución para luchar contra el fracaso escolar y disminuir las repeticiones no pasa por establecer sistemas de promoción y titulación con materias suspensas, sino por evitar que esto suceda», han incidido.

ANPE ha abogado por reducir el número de alumnos por aula, establecer desdobles y programas de refuerzo en los centros educativos y dotarlos de profesorado suficiente para llevarlo a cabo como medidas contra el fracaso escolar. «Tenemos las mismas ratios máximas de alumnos por aula que se establecieron hace más de 30 años con la LOGSE y que la LOMLOE no ha modificado», han subrayado.

Por último, la organización ha vaticinado «graves consecuencias» por las nuevas medidas para el alumnado con menos recursos, «que en su práctica totalidad está en la enseñanza pública, ya que no podrán compensar fuera del centro educativo los déficits de aprendizaje que acumularán al pasar de curso y titular con materias suspensas».