Quantcast

Razones por las que no se debería incluir condroprotectores en los piensos para perros según Wolves Legacy Dog Food

Wolves Legacy documenta que la condroitina y la glucosamina (condroprotectores que muchas marcas agregan a sus piensos caninos), fueron rechazados por la FDA en su momento y no son recomendados por diversos estudios de universidades como Harvard.

Todo el mundo quiere ver a sus mascotas caninas correr y jugar felices sin dolores articulares por muchos años.

Y debido a ello, colocar en la etiqueta de un pienso para perros que agrega tal o cual cosa que los mantendrá sanos, permitirá a la empresa a vender más. Incluso se llega a la pelea entre diversas marcas para ver quién agrega más suplementos químicos llamados condroprotectores. Esto no es un gran mérito, porque son baratos.

Pero, antes que agregar algo en una fórmula, habría que profundizar en la misma, para asegurarse que no se está haciendo algo malo para los perros, aunque sea bueno para el marketing.

Es verdad que la condroitina y la glucosamina son sustancias que naturalmente se producen en el organismo, y que están presentes en los cartílagos y otros tejidos. Pero el hecho de que un compuesto se produzca naturalmente en el organismo, no significa que sea necesariamente bueno tomarlo como suplemento.

Existen infinidad de ejemplos. Por ejemplo, la acetona se produce en el organismo, que la utiliza durante los procesos normales de producción de azúcar y grasa, pero tomar acetona con los alimentos tendría consecuencias fatales. Lo mismo ocurre con el ácido clorhídrico, indispensable para la digestión sobre todo en el estómago, y sin embargo agregar ese ácido a la comida de alguien sería un atentado.

Antecedentes de los condroprotectores

En el año 2004, el estudio de abogados Emord y Associados, solicitó a la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés) que declarara útiles para la salud de las articulaciones a estos dos suplementos, a pedido de su cliente, y propietario de la patente, el laboratorio Weider.

Después de extensas investigaciones, la FDA concluyó y publicó que toda la evidencia científica aportada por dicho laboratorio se encontraba viciada de fallos en la metodología e implementación de sus estudios, y que no había ninguna evidencia científica que indicara que la condroitina y la glucosamina, juntas o separadas, beneficiaran ni preventivamente ni terapéuticamente las articulaciones.

El dictamen de la FDA fue recurrido por el estudio de abogados del laboratorio, y luego de una segunda investigación, la FDA volvió a publicar con mayor énfasis sus conclusiones iniciales (todo lo indicado hasta aquí puede encontrarse como información pública en el sitio oficial de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos).

Efectos adversos de los condroprotectores

(La siguiente información puede encontrarse publicada en el sitio oficial de Harvard University).

Muchas personas se preguntaban el motivo por el cual Wolves Legacy decidió no incluir condroprotectores en sus fórmulas. Resultan baratos, y son un buen marketing porque están a la moda. Luego de ver todo lo expuesto por la FDA, ya no quedan dudas de los motivos por los cuales tomaron esa decisión.

Pero hay más. Otros estudios, no solo demostraron la no utilidad de los condroprotectores, sino sus efectos negativos. El profesor de medicina Robert Shmérling, de la Universidad de Harvard, publicó un trabajo donde analiza el millonario negocio de los suplementos como los condroprotectores, y destaca que un análisis de 2010 de múltiples estudios (llamado metanálisis) encontró que entre más de 3.800 personas con osteoartritis de rodilla o cadera, el tratamiento con glucosamina, condroitina o la combinación no fue mejor que el placebo.

Pero luego va más allá en este subtítulo: “Un nuevo estudio de glucosamina condroitina”. Relata un estudio de 2016 hecho con 164 pacientes con dolor de rodilla debido a osteoartritis que se detuvo temprano porque los que tomaron el suplemento de glucosamina y condroitina, informaron peores síntomas que los que tomaron un placebo. Es decir que tomar glucosamina y condroitina puede hacer que las articulaciones se sientan peor que no tomar nada.

Más efectos perjudiciales de los condroprotectores

Si ya era malo el hecho de que los condroprotectores no demostraran ser buenos para las articulaciones, y además en algunos casos hasta causaran mayor dolor, todavía hay más desventajas.

El doctor afirma que los estudios revelaron que las personas que tomaron la combinación de glucosamina y condroitina informaron diarrea y dolor abdominal con más frecuencia que las que tomaron el placebo.

En caso de que el perro tenga trastornos gastrointestinales con algunos piensos, el equipo de Wolves Legacy recomienda revisar si tienen condroprotectores, porque quizás ahí esté la razón de todo.

«Recuerda que tu mascota no puede explicarte sus dolores y malestares internos, por lo que podría estar padeciendo todos estos efectos colaterales de los condroprotectores, y tú sin enterarte», afirman desde la compañía.

Otros efectos también pueden ser acidez, somnolencia, dolores de cabeza y reacciones alérgicas. Esto podría explicar los motivos por los que muchos perros tienen en estos días afecciones a la piel, coincidiendo con las modas como la de agregar condroprotectores a los piensos. Antes de la llegada de estas modas y la del libre de granos, esas afecciones rara vez se presentaban.

Pero hay más

Más abajo también dice el profesor de Harvard que un pequeño estudio de 2013 encontró que tomar glucosamina puede aumentar el riesgo de glaucoma, una afección que puede amenazar la visión si no se trata. El enlace a todos estos estudios se encuentran dentro de esta nota de la Universidad de Harvard. También habla de que la condroitina puede actuar como un anticoagulante, advirtiendo sobre los riesgos de hemorragias.

Wolves Legacy emplea otro tipo de condroprotectores

Ante la pregunta ¿Cuáles son los condroprotectores naturales de Wolves Legacy? los responsables de su fórmula responden que “el más importante que empleamos es el omega-3. Está presente en el salmón que incluye nuestra fórmula, tanto en la carne como el aceite del mismo, y tiene muchas propiedades positivas, entre ellas la de ser un poderoso protector de las articulaciones”