Quantcast

Cómo puedes conseguir que los ajos no se estropeen

Los ajos forman parte de los ingredientes número uno en los platillos y se podría decir incluso que es un condimento que no debe faltar.

Los ajos resultan ser un condimento que no debe faltar en ninguna cocina, puesto que son los compañeros ideales a la hora de preparar un buen filete y va bien con todos los tipos de carne.

LEA TAMBIÉN: PELAR AJOS Y OTROS TRUCOS DE COCINA QUE SE HAN HECHO VIRALES

Hay quienes disfrutan del sabor de una ensalada aderezada con una vinagreta hecha con ajos. Y al tiempo que degustan un plato con mucho sabor aprovechan las bondades que este antiguo bulbo les ofrece.

Mucho se habla de este condimento como producto necesario pero sobre sus complicaciones al momento de pelarlos y mantenerlos es otro tema.

Con tan extensas propiedades para nuestra salud y con un sabor que añade el toque ideal a nuestras comidas, es importante conservar de manera efectiva las cabezas de ajos.

Hablemos sobre los tipos de ajos

Hablemos sobre los tipos de ajos

Antes de conocer cómo conservarlos, es fundamental que sepas que hay varios tipos.

Al momento de ir de compras seguramente notarás que es posible conseguir ajos de diferentes características. Pues si no lo sabías, existen tres tipos de ellos y según el uso que les vayas a dar, pasamos a recomendarte cuál de ellos elegir.

  • Ajetes o ajos tiernos

Los ajetes son de tamaño pequeño, esto solo es señal de que han sido cosechados antes de llegar a término. Y los han recogido antes de que el bulbo alcance un mayor tamaño. Su uso es recomendado para recetas sencillas, como unos huevos revueltos o una rica tortilla.

  • Morados

Los ajos morados se caracterizan por ser bastante fuertes de sabor y picor. De igual forma su tamaño es mucho más grande, sin embargo tienen en contra su duración; y es que, este bulbo morado de gran sazón tiende a dañarse en menor tiempo.

Debido a su fuerte sabor el ajo morado es ideal para preparar deliciosas salsas como el alioli mediterráneo. Este que hace estallar en sabor cualquier platillo al que sea añadido.

  • Ajos blancos

El ajo blanco es el más tradicional en la cocina, sus dientes suelen ser bastante carnosos y se conservan por mucho más tiempo. De igual forma su sabor es más suave que el de su variante morada.

Generalmente el ajo blanco es utilizado para preparar salsas y macerar carnes antes de su cocción.

Conservación

Conservación

Existen diversas maneras en las que podemos conservar nuestros ajos por mucho más tiempo. Para conservar las cabezas enteras bastará con almacenarlas en un lugar seco y oscuro, alejado de cualquier humedad. 

Las cabezas enteras se conservan por mucho más tiempo que los dientes sueltos. Una cabeza de ajo entera, conservada en condiciones ideales puede llegar a durar hasta dos meses. Mientras que estando sueltos, los dientes tendrán una vida no mayor a los diez días.

Por ningún motivo guardes los ajos en la nevera, a menos que tu intención sea usarlos en poco tiempo. Si decides guardarlos de esta manera es importante hacerlo dentro de un envase herméticamente cerrado. 

Si has aprovechado una buena oferta y has comprado una gran cantidad de ajos, seguramente estarás buscando la forma en que puedes conservarlos. Afortunadamente hay muchas opciones que puedes probar para ver si pueden durar por mucho mayor tiempo.

Hay quienes prefieren conservar los dientes de ajo pelados en el congelador. Esta técnica es realmente muy sencilla y te permitirá acceder a la cantidad de ajo que necesites.

Existen varias formas de congelar el ajo, puedes guardarlo en tu congelador dentro de un envase bien cerrado. O en pequeñas bolsitas herméticas, al momento de congelarlos tienes la opción de hacerlo guardando los dientes enteros. Pero también puedes picarlos del tamaño deseado; de esta manera simplificas su utilización cuando lo requieras.

Conservar ajos en aceite

Conservar ajos en aceite

Una forma sencilla de conservar los dientes de ajo pelados es hacerlo dentro de un envase con aceite de oliva. Para ello solo necesitarás un tarro de vidrio esterilizado con su tapa y la cantidad necesaria de aceite. Este te permitirá cubrir por completo los dientes de ajo.

La conserva en aceite puedes hacerla añadiendo tu toque personal, puedes agregar especias o hierbas de tu gusto. Y de esta manera realzar el sabor de los alimentos al momento de su preparación.

Una de las bondades de la conserva de ajo en aceite, es que al momento de preparar un sofrito no necesitarás añadir más materia grasa.

Este método de conserva puede permitir extender la duración de los dientes de ajo pelados hasta por un mes, aunque si lo mantienes en el refrigerador puede llegar a durar mucho más.

Es recomendable mantener esta preparación refrigerada, de esta manera se disminuye la posibilidad del crecimiento de bacterias en su interior. Al momento de usar, recuerda extraer el ajo con un utensilio limpio y regresar el frasco a la nevera.