Quantcast

Los Reyes y la Infanta Sofía presiden el Desfile Militar con motivo del Día de la Hispanidad

Después de un año de ausencia a causa de la pandemia del Covid-19, este 12 de octubre las calles de Madrid se han vuelto a vestir de fiesta para celebrar el Día de la Hispanidad con el tradicional Desfile Militar de los tres ejércitos que conforman las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Un solemne acto que ha sido presidido, como no podía ser de otra manera, por sus Majestades los Reyes Felipe y Letizia, acompañados por la Infanta Sofía, y con la notable ausencia de la Princesa Leonor, que debido a sus estudios de Bachillerato Internacional en Gales se perderá, por primera vez desde que sus padres ascendieron al trono, una de las citas preferidas de la Familia Real, pero que en diez días viajará a nuestro país para presidir en Oviedo los galardones que llevan su nombre, los Premios Príncipe de Asturias.

Con una puntualidad británica los Reyes y su hija menor han accedido a la Tribuna situada en la Plaza de Lima, desde donde han presidido el acto solemnte de homenaje a la Bandera Nacional y el desfile militar que se ha celebrado entre la madrileña Plaza de Castilla y los Nuevos Ministerios. Posteriormente, sus Majestades ofrecerán en el Palacio Real la tradicional recepción conmemorativa del Día de la Fiesta Nacional.

Un acto que ha contado con la presencia del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con buena parte de su ejecutivo, con la mayoría de los Presidentes de las Comunidades Autónomas y con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, que ha ejercido junto a Isabel Díaz Ayuso de ‘anfitriones’ en los actos con motivo del Día de la Hispanidad.

Los Reyes y la Infanta Sofía han llegado en un coche de época a la Plaza de Lima, recorriendo parte del Paseo de la Castellana entre vítores de la gente, rodeados por una vistosa comitiva formada por la escolta real a caballo, que ha anunciado la presencia de la Familia Real a toque de trompeta, arrancando los aplausos del numeroso público que se ha congregado en las calles de la capital para presenciar el Desfile Militar.

Un desfile que este año ha contado con 2500 efectivos, 76 aeronaves y más de 100 vehículos militares, un número considerablemente menor que en el año 2019, ya que en 2020 no se celebró la parada militar a causa de la pandemia, sino que los Reyes y sus hijas presidieron un sencillo homenaje a la bandera en el Patio de la Armería del Palacio Real.

El Rey Felipe ha pasado revista a las tropas y, posteriormente, y acompañado por Doña Letizia y la Infanta Sofía, ha saludado a las autoridades políticas y militares – un momento marcado por los abucheos al presidente del Gobierno del público congregado en las inmediaciones – antes de ocupar su lugar en la tribuna y dar comienzo al solemne homenaje a la Bandera Nacional, momento en el que el monarca se ha mostrado muy pendiente de su hija, que en esta ocasión, y ante la ausencia de Leonor, se ha situado a la derecha de su padre.

Impecable una vez más, la Reina ha acaparado todas las miradas con un elegante vestido en color gris perla, de largo midi y con cinturón a juego que marcaba su silueta, y con complementos – cartera de mano y estilettos – a juego en color gris metalizado.

La Infanta Sofía, por su parte, ha lucido un juvenil vestido bicolor en blanco y negro, con cuello redondo, mangas abullonadas y falda con ligero vuelo, muy acorde a los looks tan acertados como adecuados a su edad que suele elegir en cada una de sus apariciones.