Quantcast

Director General niega irregularidades en ayudas al hermano de Puig

El director general de Política Lingüística y Multilingüismo de la Generalitat Valenciana, Rubén Trenzano, ha vuelto a negar en la Audiencia haber cometido algún tipo de irregularidad en ayudas concedidas a empresas de Francis Puig, hermano del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y ha asegurado que no lo conocía. También ha explicado que él firmaba lo que decían sus técnicos, con quienes tenía «confianza plena», y ha advertido de que se revisaron las subvenciones y no se vio nada ilegal.

Trenzano se ha sentado este martes en el banquillo de los acusados, en la Audiencia de Valencia, acusado por el PP –acusación popular– de un delito de falsedad documental por el que le pide seis años de prisión. La Fiscalía, por su parte, no ve delito y reclama el sobreseimiento de las actuaciones, al igual que la defensa del acusado.

El ministerio público ve «mala fe» en la diputada popular Eva Ortiz con su querella y reclama la condena en costas para el PP. «Dar relevancia jurídico penal a esto me parece ridículo. Si Trenzano tuviera que revisar todas las actuaciones de los técnicos no tendría tiempo, tiene que poner a gente de confianza. No es un técnico en derecho», ha aseverado el fiscal en la exposición de sus conclusiones, en las que ha insistido en que no hay delito. Considera que ha habido una «persecución con fines políticos» probablemente «ilícitos».

Trenzano, acusado de faltar a la verdad al afirmar que las empresas de Francis Puig beneficiarias de una subvención en 2015 y 2016 de ayudas al valenciano –por 56.825 y 23.234 euros– «presentaron la justificación de gastos realizados en el plazo establecido en las respectivas convocatorias», ha explicado al fiscal –no ha querido responder a las preguntas de la acusación popular– que realizó su trabajo correctamente.

Ha recordado que todo comenzó con la llegada a la Dirección General de una carta en febrero de 2018 por parte de la síndica del PP Eva Ortíz en la que se aludía a irregularidades en determinadas subvenciones, «sin concretar cuáles», ha especificado.

Los funcionarios que le asistían, tanto el jefe de servicio –quien había trabajado para el gobierno del PP– como la subdirectora –de libre designación–, se mostraron «sorprendidos» por la manera en la que el PP reclamaba documentación, ya que siempre se hace a través de Les Corts, y dudaron en si contestarle o no.

Finalmente se decidió que sí: «Mi gobierno quiere ser transparente, queremos responder, dar toda la información. Y se le respondió por cortesía», ha apostillado. «Yo soy una persona muy transparente. Sé que políticamente hemos estado en el ojo del huracán en algunas cuestiones y quería ser transparente», ha añadido.

Así, tanto el jefe de servicio como la subdirectora comprobaron si había alguna irregularidad en las subvenciones, miraron expedientes y redactaron una respuesta, ha dicho Trenzano, de Compromís. «Luego yo la firmé digitalmente», ha aseverado. «Tengo plena confianza en mi subdirectora y mis técnicos. Me dijeron que no había ninguna irregularidad y que estaba todo OK. Así que firmé tras los vistos buenos de los técnicos y del jefe de servicio», ha insistido.

«Yo tengo confianza plena en mis técnicos. La gran mayoría de documentos se firman en cadena con el visto bueno de los funcionarios. No me planteé que se pudiera faltar a la verdad. Tengo confianza en ellos y la sigo teniendo», ha aseverado.

«¿Sabe si hicieron actuaciones de comprobación?», le ha preguntado el fiscal, a lo que Trenzano ha contestado que «sí». Luego se aprobaron, en 2017, unos nuevos planes de control –con la reforma de la ley de subvenciones– y, tras ellos, se volvieron a revisar los expedientes.

«No había ninguna instrucción por parte de la Generalitat de cómo se debían hacer los planes de control. Los funcionarios de cada Dirección General interpretaban la ley y habilitaban los planes», ha apostillado.

«ME ALARMÉ»

Trenzano, que al inicio de su declaración ha lamentado que se hubiera «malinterpretado» su declaración en valenciano en instrucción, ha indicado que tras la respuesta desde su departamento y ver que Ortiz acudía al TSJCV con el asunto, sus técnicos su preocuparon y él se alarmó. «Les dije entonces que teníamos que investigar a ver qué pasaba con esas dos empresas», ha dicho.

En ese momento, el jefe de servicio le comentó la posibilidad de hacer un plan de control a las mercantiles pero el aprobado en 2017 solo se podía practicar de forma aleatoria. Así, se elaboró un nuevo plan de control y se introdujo la posibilidad de revisar subvenciones por «riesgo». De esta forma se supervisó de nuevo la subvención y se vio que todo estaba correcto. Pero esto era un «complemento», no el inicio de las actuaciones, ha expuesto tras concretar que ninguna de las empresas que optó a las subvenciones de 2015 y 2016 y fueron descartadas, presentaron algún tipo de queja o recurso.

Trenzano, así mismo, ha negado tener o haber tenido algún tipo de relación con los hermanos de Ximo Puig: «Desconozco esas empresas. Además, según me han indicado, no son del hermano, sino que tiene participaciones», ha añadido.

Por su parte, el jefe de servicio, que ha declarado en la vista como testigo, ha manifestado que en el departamento se han estado realizado los actuaciones de control habituales «que se podían hacer». «Y se hicieron», ha advertido. También ha insistido en que desconocían que hubiera algún tipo de irregularidad.

El testigo ha explicado que él fue el encargado de redactar la carta de respuesta a Ortiz, que luego remitió a Trenzano para firmar, y ha repetido que se practicaron las actuaciones de control correspondientes.

Por otro lado, la subdirectora de Trenzano, que también ha sido citada a la vista en calidad de testigo, ha coincidido con el acusado y ha asegurado que la carta de Ortiz les llamó la atención. Ha indicado que decidieron responderle y ha subrayado que se hicieron todas las actuaciones de control pertinentes antes de recibir el escrito de la ‘popular’, en el momento de la justificación de la subvenciones. Y tras ello se volvieron a revisar, ha apostillado.