Quantcast

La Red Mediterránea para la Posidonia se consolida como un espacio de experiencias

El primer encuentro presencial de la Red Mediterránea para la Posidonia ha concluido en Formentera consolidándose como un espacio de intercambio de experiencias e información para los más de 60 participantes de 11 países.

Las conclusiones del evento han sido presentadas este viernes durante la primera jornada del IV Save Posidonia Project, organizado por el Consell de Formentera.

Tras tres días de debates y charlas, los miembros de la Red han constatado la necesidad de que las políticas para la conservación de la posidonia se adopten mediante patrones y criterios similares, con las especificidades y necesidades propias para cada país, «para evitar que haya praderas de posidonia de primera y de segunda categoría», según ha señalado el técnico del Ibanat, Marcial Bardolet.

Bardolet ha reiterado la importancia de haber reunido durante estos tres días a representantes de gobiernos, universidades, entidades conservacionistas y del sector náutico.

El impulso del fondeo de bajo impacto ha sido otro de los temas que se ha tratado durante el encuentro, en el cual se ha presentado el primer proyecto de boyas para barcos de gran eslora que se está desarrollando en Francia.

La Conselleria y el Consell de Formentera han tenido la oportunidad de presentar algunas de sus medidas de protección y conservación, como el servicio de vigilancia de la posidonia, el Fondo posidonia o el Save Posidonia Project.

La necesidad de incrementar la vigilancia y la difusión de los valores ambientales de la planta marina para incrementar la concienciación social han sido otras de las prioridades a desarrollar a corto plazo. Otra conclusión ha sido la necesidad de mantener constantemente el diálogo con el sector náutico y de que a éste se le faciliten las herramientas necesarias para disminuir el impacto de los fondeos.

El doctor Vedran Nikolic, de la dirección general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, ha destacado además que la Red «contribuirá de manera decisiva en el cumplimiento de los objetivos de la Estrategia de Biodiversidad 2030».

En este sentido, ha declarado que, dentro de la estrategia de incrementar la protección de los espacios marinos europeos hasta el 30 por ciento de su total, la presencia de praderas de posidonia debería ser uno de los factores determinantes a la hora de proteger nuevas áreas marinas.

Bardolet ha valorado de manera «muy positiva» el encuentro pues, según ha explicado, «ha ayudado a crear una comunidad de personas con el objetivo común de proteger la posidonia y de poner en común todos los conocimientos y necesidades de los diferentes países miembro».

La iniciativa nació a raíz de un encuentro celebrado en Grecia en noviembre de 2019 y que contó con la participación de representantes de la Unión Europea y de la mayoría de los países europeos mediterráneos. Uno de los objetivos principales fue la creación de una red de contactos para poder unir sinergias de cara a una futura estrategia europea de conservación de la posidonia.