Quantcast

Villaronga «humaniza» el personaje de Clitemnestra en un montaje en el Teatre Romea

El cineasta mallorquín Agustí Villaronga «humaniza» el personaje femenino de la literatura clásica griega Clitemnestra en ‘Clitemnestra, la casa dels noms’, novela del autor irlandés Colm Tóibín adaptada por el propio Villaronga y que se podrá ver en el Teatre Romea de Barcelona desde este miércoles al 26 de septiembre en seis únicas funciones.

Así lo ha dicho este lunes la actriz Núria Prims, que encarna a Clitemnestra, en rueda de prensa junto al director del Teatre Romea, Josep Maria Pou; el director artístico del Teatre Principal de Palma de Mallorca, Josep R.Cerdà, y el actor Aitor Gabaldà, que interpreta a Egisto.

Para ella, la obra se sumerge en el «mundo Villaronga» y propone una reflexión sobre la condición humana y sobre los límites de la venganza y la pasión a partir de la historia de Clitemnestra, una mujer que ha perdido a una hija sacrificada por el propio padre.

Prims ha defendido que la obra –producción del Teatre Principal de Palma– descubre una nueva Clitemnestra, un personaje que históricamente ha representado la maldad y propone «una versión menos patriarcal y machista» de los hechos.

En ese sentido, Josep Maria Pou ha destacado que Villaronga –que no ha acudido a la rueda de prensa– sugiere una «nueva visión del personaje a medida que pasa el tiempo y cambian los códigos morales» y ha puesto en valor que, con esta obra, Prims vuelva a los escenarios tras 25 años de trayectoria cinematográfica y televisiva.

Gabaldà, que completa el elenco de actores junto a Josuè Guasch, Marc Bonnín, Sara Sánchez, Marina Font, Aitor Gabaldà, Martina Garcia, ha reivindicado que esta nueva lectura es «una oda a la empatía».

«DIMENSIÓN POLÍTICA DE LA MITOLOGÍA»

Por su parte, Cerdà ha detallado que la obra ahonda en la «dimensión política de la mitología y en la bestialidad del poder» y que está planteada como un monólogo en el que los personajes, que no abandonan la escena en ningún momento, son una proyección de la propia imaginación de Clitemnestra.

Tanto Cerdà como Pou han coincidido en la necesidad de reivindicar las producciones teatrales en catalán y de fomentar y consolidar un circuito de exhibición por teatros y escenarios de otros territorios de habla catalana.