Quantcast

Las claves para colocarte la copa menstrual y que no moleste

Mucho se habla de la copa menstrual cómo una herramienta que ha caído del cielo para las mujeres. Pues son cientos las damas que padecen de ciertas novedades al usar toallas sanitarias. Ya sea alergias, incomodidad, derrames, entre otros.

La copa menstrual llegó en el momento en el que el tema ambiental mueve al mundo. Pues surgió como un mecanismo , no solo para darle un cambio al tema de la menstruación de las mujeres y que este no sea tan molesto. Sino que además surgió como un método higiénico, novedoso y cero contaminable. Es decir completamente eco friendly.

LEA TAMBIÉN: ERC PIDE EN EL CONGRESO BAJAR DEL IVA A PRODUCTOS DE HIGIENE MENSTRUAL

Las copas se posicionan como la alternativa preferida de muchas mujeres. Esto se debe a las características de este producto de higiene que permiten su uso durante todo el día sin molestias ni inconvenientes. El proceso de limpieza es completamente único y tal como mencionamos no representa un factor contaminante.

En este sentido, se trata de una copa menstrual flexible que se adapta perfectamente a la anatomía femenina, recogiendo el flujo menstrual, cuyas características la convierten en el método de higiene femenina más cómodo en el mercado.

Materiales de fabricación

Materiales de fabricación

La copa menstrual está fabricada en materiales como la silicona quirúrgica, un material estéril e impermeable. Esto favorece la salubridad antes, durante y después de su uso. Además, la silicona es ligera, flexible e impermeable ofreciendo la delicadeza que se requiere.

Asimismo, se han desarrollado diferentes formas y modelos, a fin de ceñirse completamente a las necesidades de cada mujer. De esta forma, se garantiza una solución cómoda durante todo el día. La copa menstrual es ideal para todo tipo de actividades, incluso nadar, ir a la playa, ejercitarse o dormir. 

Pues, dada su forma anatómica y material hermético, las copas son capaces de mantener su posición a lo largo del día, evitando pérdidas y  filtraciones. En consecuencia, se consigue librarse de las molestas manchas y la vergüenza que pueden ocasionar.  

La aplicación de la copa vaginal, representa el principal temor de quienes aún no han probado este método de higiene íntima. Sin embargo, se trata de un implemento muy cómodo, que se puede quitar y poner con gran facilidad.

Parece complicado, pero es más fácil que colocarse un tampón

Parece complicado, pero es más fácil que colocarse un tampón

Si bien, al igual que sucede con otras alternativas, como el tampón, puede tomar un par de intentos acostumbrarse, pero es tan simple como doblar y poner la copa en su lugar con un sólo movimiento.

Las copas permiten su uso durante el triple del tiempo de lo que consigue una compresa o un tampón. Así, mientras que estos deben cambiarse cada cuatro horas, las copas ofrecen de ocho a doce horas de autonomía. Esto desde luego, varía según el flujo y otros particularidades de la menstruación de cada cuerpo y el tamaño de la copa.  

Además, aunque copas y tampones se colocan de manera similar, funcionan de forma muy diferente. El tampón está diseñado para absorber tal como una especie de pequeña esponja, así pese a sus dimensiones su capacidad es limitada. En cambio, la copa aunque no es mucho más grande, es capaz de contener la sangre durante largos periodos de tiempo. En consecuencia, permite una experiencia mucho más confortable y satisfactoria.

Paso a paso para colocarse la copa menstrual

Paso a paso para colocarse la copa menstrual

Ahora bien, tal como hemos dejado en claro, no es complicado y mucho menos difícil. Además que con el paso del tiempo y la práctica, podrás colocarla y quitarla sin mayores problemas.

Puede que al principio te sientas extraña o quieras usar una toalla en caso de accidente, sin embargo a continuación te explicaremos paso a paso como usarla correctamente. Recuerda que al inicio puede parecer aparatoso.

Toma nota de los pasos que debes seguir:

  • Lo primero que debes hacer es lavarte las manos con jabón abundante y bastante agua. Además debes sacar la copa de su bolsa de guardar y lavarla con un poco de agua.
  • Para colocartela, debes estar completamente relajada. Busca una postura en la que estés cómoda. Puede ser sentada en el inodoro, en el bidé o con una de las piernas apoyada hacia arriba.
  • Ahora, deberás presionar la copa mentsrual con el dedo índice y el pulgar para doblarla, haciendo una forma un poco parecida a un tampón.
  • Al introducirla en el interior de la vagina, intenta colocarla lo más arriba posible, siempre asegurándote de que puedas tocar la base de la copa con los dedos.
  • Cuando te toque soltar, los extremos de la copa menstrual se colocarán contra la pared vaginal, haciendo un sello para que la sangre no salga y se recoja dentro del dispositivo.
  • Una vez que la hayas colocado correctamente, debes girar de forma suave la copa menstrual agarrándola desde la punta, de esta forma, se eliminará cualquier pliegue que haya podido quedar.
  • Puedes llevar la copa puesta durante un máximo de 12 horas de forma segura, también para dormir. Aún así, si tu regla es abundante es posible que tengas que vaciarla un poco antes para asegurarte de que no haya fugas.