Quantcast

Los pintxos de Arguiñano que salvarán cualquier comida familiar

En el País Vasco es toda una tradición entrar a los bares y conseguirse con una barra repleta de pintxos. Desde los más tradicionales hasta los más sofisticados, estos aperitivos son un verdadero acierto para quienes entre bebidas disfrutan de la buena gastronomía. Como buen vasco, Arguiñano expone las mejores alternativas de su menú, esas que bien sea para acompañar unas cervezas frías o para servir en una comida familiar como entrada, serán todo un éxito.

Hay diferentes tipos de pintxos, se disfrutan fríos y también calientes. Por eso cuando tienes la oportunidad de hacerlos en casa, tienes todo un abanico de posibilidades a tu alcance. En un bar tienes que conformarte con lo que ofrecen, mientras que en casa puedes dar rienda suelta a tu creatividad y lograr la creación de los más diversos aperitivos; que, aunque se parecen un poco a las tradicionales tapas, por lo general son atravesados por un pincho, que por cierto de allí proviene la razón de su nombre

Los pintxos de Arguiñano que salvarán cualquiera de tus reuniones y comidas familiares

Los pintxos de Arguiñano que salvarán cualquier comida familiar

Con una forma sencilla, amena y muy explicada paso a paso, Arguiñano entrega todos sus conocimientos culinarios sin pensarlo dos veces. Por esta razón ha decidido compartir unas preparaciones de pintxos que te dejarán muy bien parado a la hora de una reunión o comida familiar. 

Los pintxos admiten muchas variaciones y combinaciones de sabores, lo cual los hace un verdadero manjar muy fácil de preparar; a la vez que pueden ser tan sencillos que seguramente tienes en casa todos los elementos necesarios para poder hacerlos y ni te has percatado.

Sean salados, dulces o con una combinación de sabores y texturas, estas propuestas valen un ‘10’ muy bien ganado, así que veamos las propuestas que nos deja Arguiñano.

Bocados crujientes de dátiles

dátiles

Una combinación de texturas y sabores: crujiente y saladita en el exterior y suave y dulzona en el interior. Así son estos bocados crujientes de dátiles que propone Arguiñano. Para hacerlos será un procedimiento muy sencillo y solo requieres de tres ingredientes para poder prepararlos. Sin lugar a dudas unos pintxos que enamorarán a todo aquel que tenga la fortuna de degustarlos.

Para prepararlos será muy sencillo, solo necesitas unos dátiles a los que debes extraer el huesito central, unas lonchas delgadas de panceta y aceite. Toma una loncha de panceta y coloca en ella un dátil, comienza a enrollar la panceta sobre este y atraviesa un palillo de madera para que esté bien sujeta. 

Una vez que tengas listos los bocaditos solo falta darles el toque crujiente. Para hacerlo, coloca una sartén al fuego y vierte un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Coloca los bocaditos a sofreír, y cuando la panceta luzca crujiente estarán listos. Al momento de servirlos coloca una buena porción de rúcula aderezada con una pizca de sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra. No deseches el aceite; este lo puedes utilizar para preparar otro sofrito o para dar sabor a unas lentejas.

Bocados de queso con cebolla caramelizada

queso de cabra

Un pintxo un poco más elaborado, pero igual de delicioso es el que presenta Arguiñano combinando de manera magistral cebolla caramelizada, pan tostado, rulos de queso de cabra y unos crujientes pistachos, tomates deshidratados y jengibre. Si vas a tener una reunión quedarás como un rey con estos bocados que están muy buenos y con una combinación de sabores realmente únicos. 

Comienza por cortar unas cebollas en julianas finas y colócalas a caramelizar en una sartén con un poco de aceite de oliva y sal. Y ten listas unas rebanadas de pan tostado. Corta  unas rebanadas de queso de cabra y aparte mezcla unos pistachos picados, unos tomates deshidratados finamente picados, ralla un toque de jengibre y vierte un chorrito de aceite de oliva virgen extra. 

Cuando las cebollas estén en su punto, solo quedará ensamblar estos ricos bocados. Coloca una porción de cebollas sobre la rebanada de pan tostado, cubre con un par de rebanadas del queso de cabra y decora con la mezcla de pistachos, tomates secos y jengibre que habías realizado. Tendrás unos exquisitos pintxos para deleitar a la familia y amigos.

Pintxos de huevos rellenos y gambas una delicia de Arguiñano para sorprender

huevos

Los huevos rellenos son un infaltable en una reunión entre amigos y los que ha preparado Karlos Arguiñano resultan en todo un espectáculo digno de revista. Acompañados con unas gambas, a estos pintxos no les falta nada.

Para hacerlos es muy sencillo: coloca a cocinar unos huevos duros, y mientras se van cocinando sofríe unas gambas limpias juntos a unos dientes de ajo laminados y retíralas del fuego cuando estén listas. Para armar será muy fácil, solo debes cortar los huevos duros a la mitad y retirar la yema cocida. Coloca las yemas en un vaso batidor y dispón las claras en mitades sobre una fuente. 

Procede a mezclar muy bien las yemas junto a las gambas cocidas y el aceite resultante de la cocción, añade un poco de mayonesa e integra todo perfectamente. Rellena cada una de las mitades con esta mezcla y prepara un guacamole licuando muy bien aguacate, cebolla picada, tomate y jugo de lima. Llena una manga repostera con el guacamole y decora sobre cada huevo relleno. Para terminar de dar un toque llamativo y rico, coloca con un palillo una gamba sobre cada huevo.

Pintxos varios para deleitar 

Los pintxos de Arguiñano que salvarán cualquier comida familiar

Arguiñano ha presentado unos pintxos varios que son todo un deleite y muy fáciles de hacer. 

Pintxos sencillos de anchoas: solo coloca en un palillo un trozo de guindilla verde, una anchoa y una oliva; nuevamente anchoa, guindilla y para terminar una oliva. Como aderezo vierte un poco de aceite de oliva virgen extra y listo. Conoce por qué razón debes conservar las anchoas dentro de la nevera.

De bacalao confitado: para hacer estos pintxos, solo necesitarás bacalao confitado cortado en cubos y ensartar en un palillo: una guindilla, una oliva, un cubo de bacalao confitado y repetir el proceso de oliva y guindilla para finalizarlo. Para darle más chispa, báñalos con un poco de aceite con ajo finamente picado. Recuerda que antes de cualquier preparación con bacalao, es necesario desalar de manera correcta.

Bocados de pan frito con huevo: Para finalizar los más ricos y sencillos pintxos, Arguiñano recomienda colocar sobre unas rebanaditas de pan frito un par de rebanadas de huevo duro, una anchoa y una gamba cocida en aceite. Todo atravesado por el tradicional pincho para sujetar de manera perfecta cada componente. Decora con unos hilos de mayonesa.