Quantcast

Gobierno de Cantabria, «decidido a perseguir» prácticas comerciales que «minusvaloren» el precio de la leche

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, Guillermo Blanco (PRC), ha advertido a las grandes superficies comerciales que él, y en general el Gobierno de Cantabria, «está decidido a perseguir» prácticas que «minusvaloren» el precio de la leche o la usen como producto reclamo.

Así lo ha señalado Blanco al ser cuestionado este miércoles por la manifestación de ganaderos convocada para hoy a mediodía en el centro comercial Carrefour de Torrelavega para exigir a la empresa una subida del precio de la leche en sus lineales tal y como han confirmado otras distribuidoras.

Preguntado por el número de sanciones impuestas por el Gobierno regional contra las superficies comerciales por este tipo de prácticas, Blanco ha asegurado que desconoce el dato puesto que no es su consejería la que realiza las inspecciones a este tipo de establecimientos sino que se llevan a cabo por otros departamentos del Ejecutivo, como la de Industria o Sanidad.

Sin embargo, ha precisado que en «numerosas ocasiones» desde su Consejería –e incluso él mismo– se ha dado aviso a estos departamentos para que realizaran inspecciones tras tener conocimiento o ser alertado por productores y consumidores de que en algunos centros comerciales se estaba vendiendo la leche a precios «muy bajos».

Blanco ha señalado que poner la leche como reclamo, vendiéndola a bajos precios, «pone en un brete» a los productores y al «prestigio» de un producto «tan importante» para Cantabria.

Sin embargo, se ha mostrado «esperanzado» a la vista de decisiones como las adoptadas por Mercadona, que ha anunciado que no venderá la leche por debajo de los 0,60 euros el litro, subiendo en tres céntimos el precio que tenía, movimientos que también se están dando en otros establecimientos.

«Esperemos que todos se pongan ya en la línea esa de no poner al precio de la leche como producto reclamo», ha añadido Blanco, que ha remarcado que esos tres céntimos son «la línea entre la vida y la muerte, la supervivencia o no» de unos ganaderos que, en estos momentos, están «ahogados» por los costes de la producción, por el alto precio de, por ejemplo, los piensos y la electricidad.

El consejero ha considerado «una pena» que el precio de la leche venga marcado por la distribución y no lo sea el productor, que, a su juicio, es quien debiera fijar el precio de salida.