Quantcast

El Defensor del Pueblo Andaluz pide más medidas de protección para la Torre Benzalá

La Oficina del Defensor del Pueblo andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, ha remitido una resolución a la Delegación de Cultura en Jaén y al Ayuntamiento de Torredonjimeno (Jaén) en la que recomienda a dichas administraciones que se extremen las labores de vigilancia sobre los intereses culturales amparados por el Bien de Interés Ciltural (BIC) de la Torre Benzelá y su entorno, en Torredonjimeno.

Además, según se ha informado desde la oficina, en la resolución se sugiere a las administraciones que «se estudien las posibles iniciativas de conservación y protección de los elementos susceptibles de intervención ante la propiedad del BIC conforme a los procedimientos establecidos por la legislación de patrimonio histórico-artístico».

La Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz inició a finales de 2020 una queja de oficio a fin de conocer el estado de la Torre de Benzelá. La Institución quería conocer el estado de conservación de este BIC y la relación de medidas previstas para garantiar su régimen de proteción.

Tras recabar información de las administraciones competentes, a finales de julio ha remitido la resolución a la Delegación de Cultura en Jaén y al Ayuntamiento de Torredonjimeno.

Esa torre o resto de castillo de Benzalá, en su momento, pertenecieron a la fortaleza medieval hoy desaparecida y fechada en la época inmediatamente posterior a la conquista castellana y al Pacto de Jaén.

Las fuentes documentales constatan que estuvo poblaba en 1347. Sin embargo, el único testimonio que se tiene de ello es un dibujo. Por los restos encontrados en la zona, el lugar ya pudo estar habitado hacia 2700-2500 antes de Cristo (Edades del Cobre y del Bronce) y fue aumentando paulatinamente su población hasta alcanzar su máximo esplendor en época romana.