Quantcast

Cómo hacer la auténtica salsa de queso cheddar

Tarde de películas en el sofá, unas bebidas frías, cotufas y algo más. Ese algo puede ser perfectamente cualquier cosa, pero para completar la experiencia nada como dipear con una salsa de queso cheddar y unos ricos nachos; y ni hablar de unas hamburguesas bien jusgosas y deliciosas con una porción generosa de esta sala que cada día enloquece más a todos.

La salsa de queso cheddar es una delicia inglesa que se convirtió en la compañía perfecta de gran número de platos: sandwiches, tostadas, vegetales, carnes y por supuesto la comida Tex Mex han caído rendidos ante ella; y es que su cremosidad, su color y su sabor, representan una mezcla explosiva muy difícil de ignorar.

Esta salsa es sencilla de hacer, se prepara con una base y queso cheddar; y al ser casera puedes dar rienda suelta a tu imaginación añadiendo algunas hierbas o especias para realzar su sabor aún más. Te invito a que te animes y prepares esta rica salsa de queso cheddar y le des un toque de cremosidad y sabor a tus comidas o meriendas, mientras te relajas viendo una buena película.

La salsa de queso cheddar industrial Vs. la casera

Cómo hacer la auténtica salsa de queso cheddar

Bien, es posible que muchas veces antes de hacer una receta te detengas a pensar si vale realmente la pena prepararla en casa o comprarla en algún establecimiento. Sin embargo te diré que cuando la duda asome es porque ya sabes la respuesta: todo lo preparado en casa es más sano y tiene ese toque personal que en ninguna tienda podrás encontrar.

En el caso de la salsa de queso cheddar, algunas marcas resultan ser demasiado saladas, otras de sabor muy fuerte y otras tantas (más de las que quisiéramos) ni contienen queso…

Si buscas comer de forma deliciosa al tiempo que decides comer también de manera saludable, elige cocinar en casa y no te vas a arrepentir. Conocerás que te estás llevando a la boca y sabrás con exactitud la forma de preparación de los alimentos que sirves a todos en la familia; lo que disminuirá alergias y reacciones poco deseadas  a ti mismo o a los miembros de tu hogar.

Así que manos a la obra, a preparar esta deliciosa salsa de queso cheddar en casa y sírvela acompañada con los más crujientes nachos caseros.

Salsa de queso cheddar la auténtica, cremosa y deliciosa

Cómo hacer la auténtica salsa de queso cheddar

Hacer esta espectacular salsa de queso cheddar será más sencillo y rápido de lo que crees. Además será tan rica que puedes estar seguro de que se terminará muy rápido porque la querrás añadir a todas tus comidas. 

Uno de los secretos para hacerla es que tenga el espesor ideal, por ello es necesario usar las cantidades adecuadas de ingredientes, para que así todos se fundan de manera perfecta. Lo primero que debes hacer es templar 300 ml de leche entera en una olla; eso sí, cuida que no llegue a hervir. El espesante estrella es la maicena, la cual es ideal para darle cuerpo a esta salsa de queso cheddar y a una gran cantidad de salsas.

De maicena debes añadir 4 cucharadas a la leche y revolverla muy bien hasta que esté perfectamente disuelta. Una vez integrada resérvala para avanzar hacia los siguientes pasos.

En una olla coloca 50 gramos de mantequilla sin sal. Es importante que sea sin sal, pues el queso y otros ingredientes aportaran su sabor, así que lo mejor es prevenir para que no quede excesivamente salada. Lleva la olla a fuego bajo y derrite la mantequilla cuidando que no se queme. Cuando esté derretida incorpora la mezcla de leche con maicena y 100 gramos de queso suave para untar (funciona muy bien el Philadelphia) incorpora muy bien con varillas manuales.

Añadiendo la locura del queso cheddar

Cómo hacer la auténtica salsa de queso cheddar

Una cantidad generosa de queso cheddar será el toque de locura perfecta para la salsa. Para las proporciones que te he indicado, 500 gramos de este queso serán sumamente ricos y perfectos.

Para incorporar el queso cheddar a la salsa que estás preparando con la mantequilla y el queso para untar, debes mantener la temperatura baja en todo momento para evitar que todo se convierta en una masa difícil de trabajar. Corta los 500 gramos de cheddar en pequeños dados (o si prefieres puedes rallarlo) y añádelos a la olla. Permite que se derrita completamente. El resultado será una salsa bastante cremosa.

En este punto debes verificar el punto de sal y añadir un poco si es necesario. De igual forma puedes añadir un toque de pimentón, cayena molida o picante. Tal como te comentaba, esa es una de las bondades de hacer esta salsa de queso cheddar en casa, puedes hacerla con la cantidad de sal exacta y enriquecerla aún más si así lo deseas.

Consejos para disfrutar al máximo la salsa de queso cheddar casera

hamburguesa

Como bien sabes, al ser una salsa que contiene queso y otros lácteos en su preparación, debes consumirla de preferencia el mismo día. Si la guardas en la nevera se endurecerá un poco.

Sirve la salsa de queso cheddar cuando esté tibia para que la disfrutes acompañada de tus ricos nachos, o utilízala para acompañar unos divinos sandwiches o hamburguesas. De hecho quedaría perfecta acompañando unos exquisitos paquitos como los que enloquecían a Dalí.

Si amas las combinaciones saludables, prueba esta espectacular salsa junto a unos crujientes vegetales al vapor.

En caso de que te quede un poco de salsa, puedes reservarla en un envase de vidrio bien limpio y con tapa dentro de la nevera. Recuerda calentarla antes de consumir para disfrutar más su sabor y textura.