Quantcast

Crema catalana falsa: cómo hacerla fácil, rápido y barata

La crema catalana es uno de los postres más deliciosos y más tradicionales de España y ocupa una buena parte del corazón dulcero junto a la leche frita. Esta crema esta llena de tradición, y si bien es más reciente que la natilla, es más antigua y considerada de hecho la precursora de la Creme Brulee de la gastronomía francesa.

En sus inicios la crema catalana era espesada con almidón y a medida que pasaron los años se comenzó a utilizar la harina de maíz (maicena) como espesante de la preparación. Con relación al resto de ingredientes, estos se han mantenido intactos durante décadas y consisten en yemas de huevo, azúcar, vainilla, leche y maicena, la cual otorga la cremosidad necesaria sin llegar a cuajar definitivamente el postre.

Cómo se hace una crema catalana

crema catalana

La preparación de la crema catalana resulta bastante sencilla y rápida. Básicamente se prepara con una crema pastelera que es servida en pequeñas cazuelas de barro, se les espolvorea azúcar blanca y se le quema con un soplete otorgando un bonito color quemado y cubierta crujiente.

Para hacer una crema catalana tradicional necesitas poner en una cacerola 1 litro de leche entera, la cáscara de una naranja y una rama de canela. Mientras la leche se va calentando, bate en un bol 8 yemas de huevo, 100 gramos de azúcar y 20 gramos de maicena.

Mezcla muy bien los ingredientes del bol con la ayuda de un batidor de varillas y apenas la leche rompa a hervor pasa la mezcla por un colador y viértela sobre la leche. A fuego medio continúa revolviendo para evitar que la crema se pegue al fondo de la olla y cuando rompa a hervir retírala del fuego.

Sirve porciones de la crema en pequeñas cazuelas de barro y deja que se enfríen de manera natural sin colocar ningún tipo de tapa. Una vez que se encuentren a temperatura ambiente espolvorea con azúcar a tu gusto y quema con la ayuda de un soplete de cocina hasta lograr que se caramelice el azúcar. Deja que se enfríe y estará lista para disfrutar.

Como ves, hacer una crema catalana es un proceso muy sencillo; ahora bien, ¿qué hay de la falsa crema catalana?.

Si la crema catalana es tan fácil de hacer y tan rica, ¿qué nos llevaría a querer hacer una versión falsa de esta delicia?

crema catalana

Si bien la receta de crema catalana es sumamente sencilla y queda de lo mejor, quizás tengas la interrogante de por qué quisieras hacer una falsa en lugar de disfrutar de la tradicional. Esta inquietud es completamente válida, y te voy a explicar cuáles son las razones para tener el truco de una falsa crema catalana bajo la manga.

Tradicionalmente la crema catalana tiene incluidos en sus ingredientes leche y huevos; estos elementos le dan un delicioso sabor y color; sin embargo muchas personas alérgicas pueden presentar inconvenientes para disfrutar de este postre. Así mismo, personas con dietas especiales por diversas razones, pueden ver como poco atractivas la inclusión de estos ingredientes.

Finalmente, otra razón para la creación de una falsa crema catalana radica también en la economía. Te voy a presentar una versión falsa de crema catalana que te va a encantar y la cual puedes hacer cuando quieras, incluso en esos momentos en que tendrás visitas y te has quedado sin opción de un postre. Solo necesitarás 3 ingredientes; si, tal como lo lees, con tan solo tres ingredientes podrás disfrutar de una versión falsa pero sabrosa de la crema catalana y lo mejor de todo: rápida, fácil y muy barata.

Crema catalana falsa, el postre más fácil, rápido, sabroso y barato que puedes hacer

falsa

Como te he comentado, la crema catalana es básicamente una crema pastelera que se sirve en unas cazuelitas y se flamean con azúcar por encima. La versión falsa que te voy a enseñar a hacer no lleva ni yemas de huevo ni leche, por lo tanto es una opción estupenda para personas alérgicas a los huevos, intolerantes a la lactosa o veganos. 

Para preparar esta crema catalana falsa, coloca en un bol 100 gramos de harina de trigo de uso común, 300 gramos de azúcar, una cucharadita de colorante alimenticio color naranja en polvo y una cucharadita de extracto de vainilla. Una vez que tengas los ingredientes completos en el bol remuévelos y añade 500 ml de agua hirviendo, a medida que añades el agua ve revolviendo muy bien los ingredientes.

Cuando observes que los ingredientes están bien mezclados y no presentan grumos, vierte la mezcla en una olla de fondo grueso y llévala al fuego medio. Tal como con la crema catalana tradicional, debes revolver constantemente hasta que comience a hervir y haya espesado perfectamente.

Una vez que la crema esté lista, viértela en pequeñas cazuelas y déjala enfriar. Cuando la crema esté fría, espolvorea azúcar y quémala tal como se hace con la tradicional. Déjala enfriar perfectamente y a disfrutar.

Como ves, hacer esta falsa crema catalana es sumamente sencillo, rápido y barato. Además su sabor es increíble.

Trucos finales

Crema catalana falsa: cómo hacerla fácil, rápido y barata

Esta crema catalana falsa es toda una revelación y hay muchos trucos que puedes emplear para hacerla aún más deliciosa.

  • Puedes añadir jugo de naranja en lugar de agua y dar un color hermosamente natural sin necesidad de añadirle el colorante artificial.
  • Si lo deseas puedes añadir una cáscara de naranja y una rama de canela mientras la cocinas y perfumar aún más la crema.
  • En caso de querer darle un sabor un poco más lácteo, pero no querer añadirle leche, puedes optar por leches vegetales.
  • Una de las mayores ventajas que te ofrece esta crema, es que al no contener leche ni huevos, durará mucho más tiempo en buen estado.

Puedes disminuir la cantidad de azúcar añadida en caso de resultarte muy dulce, pero créeme que así como está vas a alucinar.