Quantcast

Puig reitera la posición inamovible en defensa del trasvase

El ‘president’, Ximo Puig, ha vuelto a mostrar este martes la posición «inamovible» de la Generalitat de defender el trasvase Tajo Segura y de reivindicar agua de calidad, «a precio razonable y para siempre», como ha trasladado el gobierno valenciano en los últimos meses al Ministerio para la Transición Ecológica.

En la clausura la asamblea general de la Federación de Comunidades de Regantes de la Comunitat (FECOREVA), ha hecho un llamamiento a los regantes a mantener la unidad de acción en torno a la defensa de sus intereses reales, evitando guerras infructuosas.

Puig ha señalado el campo como sector estratégico valenciano cuyo papel trasciende lo económico y ha defendido la necesidad de mantener y garantizar la agricultura y la industria agroalimentaria para asegurar el futuro de la Comunitat, recoge la federación.

«No hay futuro si no se garantiza la alimentación; tenemos que hacer lo imposible para mantener un sector que no solo sirve para el autoabastecimiento sino que además constituye una actividad económica esencial en la Comunitat», ha reivindicado.

También ha abogado por resituar el espacio de la agricultura y el regadío en la Comunitat, en España y especialmente en Europa, mostrando su esperanza en que los fondos europeos para la reactivación lleguen al regadío valenciano. Y ha llamado a alinear los intereses del campo valenciano con la Directiva del Agua para salvar el regadío, sin olvidar la emergencia climática».

Para asegurar el relevo generacional en el campo y aspirar a mantener un sector fuerte y dinámico, Puig ha defendido que es necesario garantizar rentas «dignas» que permitan una adecuada calidad de vida.

Tras la reunión ha entregado la Medalla de Plata de la federación a su vicepresidente, José Antonio Andújar, en reconocimiento a su labor al frente de la entidad entre 2016 y 2019. Andújar, titular de la Comunidad de Regantes Riegos de Levante Margen Derecha y vicepresidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS), lleva toda la vida dedicada al regadío, ya que organizó el Congreso Nacional de Comunidades de Regantes de España en Torrevieja y fue uno de los históricos negociadores del Tajo-Segura.

Puig ha destacado que es «uno de los hombres que pasarán a la historia» por haber defendido los intereses del regadío» y ha agradecido a todas las comunidades de regantes su esfuerzo durante el último año y medio porque, según ha dicho, pues hasta en los momentos más complicados la agricultura ha estado siempre ahí.

A su juicio, la agricultura es un sector con futuro, pero hay que estudiar cómo resituar su papel «en la España y la Europa de hoy». Tenemos que ser capaces de hacerlo, porque el gran objetivo es salvar el regadío –ha alentado–. Porque no hay futuro de la Comunitat Valenciana sin regadío».

Así ha vuelto a llamar a la unidad «sin guerras del agua», mientras los regantes han trasladado sus reivindicaciones históricas, y han pedido que vayan de la mano frente al Gobierno para defender los derechos del regadío y la inversión en el mantenimiento de las infraestructuras hidráulicas

En la junta de FECOREVA se han aprobado las cuentas de 2020 y los presupuestos para 2021, así como las actividades previstas para este año. También se ha celebrado una misa conmemorativa de la festividad de san Vicente Ferrer, patrón de la federación, en el Monasterio de Santa María del Puig. La jornada ha concluido con un almuerzo de fraternidad de los regantes con la asistencia del secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes; el director general de Agricultura, Antonio Quintana; los presidentes de las confederaciones hidrográficas del Segura y del Júcar, Mario Andrés Urrea y Miguel Polo; el presidente de SEIASA, Francisco Rodríguez Mulero, y la alcaldesa de El Puig, Luisa Salvador, entre otros.