Quantcast

La carencia material severa afecta a más de 740.000 niños tras la pandemia

Más de 742.000 niños y niñas menores de 18 años en España sufren carencia material severa tras la crisis económica y social provocada por la pandemia de la Covid-19. Así lo revela el análisis que ha hecho Save the Children a raíz de la última Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ofrece los primeros datos oficiales sobre cómo ha afectado la pandemia a los hogares españoles.

La organización advierte de que se trata de un aumento de más de tres puntos porcentuales respecto al periodo anterior, la cota más elevada desde 2015, lo que demuestra «la creciente desigualdad por la pandemia».

Save the Children informa de que la carencia severa es más elevada entre los niños y niñas que entre las personas adultas entre 18 y 64 años (9% frente a un 7,5%), «lo que evidencia que la crisis está golpeando especialmente a la infancia más vulnerable».

La organización recuerda que los menores que sufren carencia material severa forman parte de familias que no pueden permitirse una comida de carne, pescado o equivalentes al menos cada dos días, mantener la vivienda a temperatura adecuada o atender al pago del alquiler o la hipoteca.

Del mismo modo, Save the Children recalca que los hogares con niños y niñas continúan teniendo mayores tasas de carencia material severa (8,2% frente a 5,7% los que no tienen hijos) y que, de todos ellos, los hogares monoparentales son los que tienen tasas superiores (14%), especialmente aquellos encabezados por una mujer (16,8%).

La organización también explica que, aunque la tasa de pobreza infantil se ha mantenido en el 27,4%, es «especialmente preocupante» el incremento de la pobreza severa entre los menores de 18 años, que ha pasado de un 13,1% a un 14,1%.

Este aumento contrasta con el porcentaje entre las personas adultas, cuya tasa de pobreza severa no ha variado con respecto al año anterior y se mantiene más de 4 puntos porcentuales por debajo (9,6%).

En este sentido, la ONG advierte de que las cifras del INE revelan un patrón de agravamiento de la pobreza infantil, cada vez más concentrada en niveles de renta bajos. En total, en España hay más de 1,1 millones niños y niñas sufriendo pobreza severa.

«Los datos que hoy conocemos evidencian la necesidad de tomar medidas urgentes para reducir la desigualdad entre aquellas familias que más lo necesitan. La pobreza infantil impacta directamente en el talento y potencial de nuestra sociedad, cuyos efectos permanecen en el tiempo y, en 4 de cada 5 casos, se transmiten de generación en generación. Debemos prestar atención a las políticas que rompen el círculo de transmisión de la pobreza y ampliar su alcance», ha apostillado la directora de Incidencia Política y Social de Save the Children, Catalina Perazzo.

Al analizar qué políticas se están llevando a cabo para erradicar la pobreza infantil, la organización destaca que el porcentaje de gasto público en familia e infancia en España es «bajo» en comparación con la UE y «poco efectivo». Actualmente solo se invierte el 1,3% del PIB en prestaciones familiares, frente al 2,2% de media de los países de la UE, y las prestaciones sociales existentes «solo reducen la pobreza infantil en 5,2 puntos porcentuales, la cifra más baja de toda la UE».

En este sentido, Save the Children recuerda que el coste medio para poder criar a un niño o niña es de al menos 500 euros mensuales, aproximadamente 6.000 euros anuales, y que muchas familias necesitan apoyo para criar a sus hijos e hijas en condiciones dignas.

Para combatir la pobreza infantil, Save the Children propone mejorar el Ingreso Mínimo Vital (IMV), que extienda su acción hacia jóvenes extutelados y se refuerce la cantidad de la prestación en las unidades de convivencia con hijos e hijas menores de edad a cargo.

La organización indica que, aunque en este último año se han producido «pasos importantes» en la lucha contra la pobreza infantil, el despliegue del IMV «está siendo demasiado lento» para paliar las necesidades de un número importante de hogares, especialmente tras los estragos de la pandemia.

Según los últimos datos oficiales, de mayo de 2021, el IMV ha llegado a 260.206 de los 850.000 hogares previstos, un 30% del objetivo declarado por el Gobierno en junio de 2020.

Por otro lado, y en el contexto de reforma del sistema fiscal, Save the Children pide introducir deducciones fiscales reembolsables por hijo o hija a cargo, para alcanzar también a las rentas más bajas. La organización pide que esta medida y las anteriores se integren en la futura Ley de Diversidad Familiar y Apoyo a las Familias anunciada por el Gobierno.