Quantcast

Calamares a la malagueña: el plato marinero que se come con cuchara

Si hablamos de calamares, los de Málaga son los mejores. La gastronomía malagueña es rica en preparaciones marinas de gran calidad, y ¿Cómo no serlo?, si gracias a su ubicación, los pescados y mariscos son de los más frescos y sabrosos que se puedan encontrar.

Málaga es famosa por sus boquerones fritos, sus calamares y su fritura malagueña, en la que sus frescos pescados son los principales protagonistas.

Desde tiempos muy remotos la provincia de Málaga ha aprovechado la extraordinaria riqueza pesquera que tiene a su alcance. Esta costa mediterránea sirvió como sede de intercambio comercial con otros países y diversificó de manera majestuosa la forma de disfrutar de la buena gastronomía marina.

Los calamares a la malagueña forman parte de esa tradición culinaria que se ha ido transmitiendo de generación en generación y que, sin muchas pretensiones logra servirse y disfrutarse sin demasiados adornos.

La historia de la gastronomía de esta noble tierra besada por el sol, se resume en fogones, sartenes y cacerolas llenas de guisos, sofritos y los más ricos pescados y mariscos.

Calamares a la malagueña, una delicia marinera

Calamares a la malagueña: el plato marinero que se come con cuchara

Los calamares a la malagueña son tan deliciosos y su salsa es tan rica que la única forma de comerlos es con cuchara, para así disfrutar en cada bocado de esa salsita sabrosa. Un trozo de buen pan es obligatorio a la hora de comerlos.

Ingredientes

ingredientes
  • ½ Kg de anillas de calamar
  • 1 cebolla grande 
  • 4 tomates maduros
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharada de harina de trigo
  • 400 ml de caldo de pescado
  • Sal
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra

Preparación

preparación

Cuando hablamos de un buen guiso, quizás pensemos en un proceso muy laborioso o demorado; sin embargo, no tiene por qué ser así y con estos calamares a la malagueña lo podrás notar. Es un plato muy fácil de preparar y quedará súper rico.

1.- Lava muy bien las anillas de calamar y colócalas en una olla cubriéndolas con agua y un poquito de sal. Cuece las anillas por tan solo 2 minutos, escúrrelas muy bien y resérvalas.

2.- Pela y corta en dados pequeños la cebolla y los dientes de ajo.

3.- En una sartén profunda añade un chorro de aceite de oliva, llévala al fuego y coloca la cebolla y dientes de ajo a sofreír.

4.- Cuando la cebolla y los ajos se estén sofriendo, corta el pimentón verde en dados pequeños y añádelos al sofrito. Continúa sofriendo hasta que estén blanditas.

5.- Añade el perejil finamente picado y la harina de trigo, rehoga muy bien, de modo que la harina quede perfectamente cocida. Agrega el pimentón dulce en polvo y remueve toda la mezcla.

6.- Retira la piel a los tomates y tritúralos con la batidora. Añade los tomates triturados junto a las anillas de calamar a la sartén y cocina por 10 minutos. Agrega sal al gusto.

7.- Vierte los 400 ml de caldo de pescado y guisa a fuego medio durante 25 minutos.

Sirve los calamares a la malagueña aún tibios y disfruta comerlos con un buen trozo de pan para disfrutar completamente de su salsa.

Si compras los calamares enteros, puedes limpiarlos y cortarlos justo como los necesitas.

Tips para conservar los calamares frescos

preparación

Tal como en los casos de otros moluscos, mariscos o pescados, los calamares frescos es mejor consumirlos de inmediato. Sin embargo, muchas veces los compramos para una preparación que se hará en uno o dos días posteriores al momento de la compra. 

Si este es tu caso, recuerda que es de suma importancia limpiarlos muy bien y guardarlos en una bolsa. En la nevera se conservarán bien hasta el día siguiente.

Si deseas usarlos más adelante y los compraste realmente frescos, límpialos muy bien y guárdalos en bolsas especiales para congelar, llévalos al frezeer hasta por seis meses.

En el caso de congelarlos, puedes conservarlos hasta 2 meses (en el caso de comprarlos ya congelados crudos), en tal caso guíate siempre por la fecha límite establecida para su consumo.

Al momento de comprar calamares congelados, fíjate muy bien que no tengan escarcha en su superficie. De poseerla, es un indicio de haber sido descongelados y congelados nuevamente, esta interrupción en la cadena de frío altera su calidad.

En el supermercado, adquiere los calamares congelados justo antes de retirarte del mismo. Es importante respetar la cadena de frío y evitar los cambios muy bruscos de temperatura.

Aun cuando se pueden conservar muy bien congelados, cocínalos lo más pronto posible, nunca se sabe con exactitud cuanto tiempo han transcurrido en el supermercado antes de tu compra.

Tips para conservar los calamares una vez están cocidos

cocción

La mejor forma de conservar calamares cocidos es hacerlo cuando estos han sido preparados en guisos o salsas. Evita guardar calamares que hayas cocido a la parrilla o fritos, estos se resecan con facilidad y comerlos luego de 24 horas en la nevera no es nada agradable.

Antes de guardar en la nevera o el congelador los calamares cocidos, es necesario esperar que estos se enfríen completamente. Posteriormente colócalos en envases limpios, secos y herméticos. 
En la nevera puedes guardarlos hasta por un tiempo máximo de 4 días. Después de transcurrido ese tiempo no son gustosos ni saludables. Evita intoxicaciones alimentarias y consume los productos del mar siempre que se pueda, los más frescos posibles.