Quantcast

Castilla y León seguirá «de momento» la Estrategia Nacional de Vacunación

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha asegurado este martes que esta Comunidad Autónoma no se va a saltar las etapas acordadas en la Estrategia Nacional de Vacunación si bien ha añadido que mantendrá esos dictados «de momento».

Asimismo, ha informado de que se está planteando el sistema de «autocita» dirigido a la población de entre 12 a 29 años con la previsión de poder ponerlo en marcha en el mes de agosto.

No obstante, ha abogado por centrar todos los esfuerzos en el factor de riesgo, la edad, por lo que ha situado su «obsesión» en acabar con las segundas dosis de la vacuna en la población de más de 60 años, para seguir con la misma pauta con la de más de 50 y luego con la de más de 40 «hasta llegar a los jóvenes», un sector de población en el que admite «transmisión comunitaria» y a los que ha advertido de que el virus va a por ellos porque son su «diana» por su movilidad y por su mayor contacto social.

Dicho esto, ha explicado que esa movilidad alcanza «tal volumen» que hace «imposible» el normal seguimiento por parte de los rastreadores ya que, esa proliferación de contactos, genera una gran carga de trabajo, por lo que se ha mostrado partidaria de plantear a los gerentes «cribados selectivos», junto a los asistenciales, como el que se realizó el pasado fin de semana en León con el «gran susto inicial» de hasta 30 infectados de cada cien que finalmente se quedaron en 10 de cada cien, porcentaje que «sigue siendo altísimo».

Para llevar a cabo esos cribados selectivos que permitan «sacar de la circulación» al asintomático que no nota nada, ha reconocido también, se necesita personal de enfermería que en estos momentos está vacunando «como si no hubiese mañana» en una situación de «claro inicio» de la «quinta ola» donde la esperanza está en las vacunas que hoy alcanzará el «hito» de los 2,5 millones de dosis aplicadas a los castellanos y leoneses con un 51,8 por ciento de la población vacunada a pauta completa y un 67,7 por ciento con la primera dosis.

La consejera de Sanidad ha centrado su principal preocupación en la vacunación en la llegada de dosis de Pfizer ya que el descenso actual descenso de las entregas está perjudicando la planificación de Sacyl que quiere asegurar la segunda dosis para las personas a las que se ha inmunizado ya con la primera. «Si pongo la primera y la segunda toca a las tres semanas necesito que llegue en el mismo volumen que la primera», ha explicado a modo de ejemplo.