Quantcast

Patatas Hasselback: así debes partirlas para que no se quemen

Más de 300 años han transcurrido desde que el restaurante Hasselback de Estocolmo saltó a la fama por su forma diferente, única y deliciosa de servir las patatas a sus comensales. Las patatas que hoy llevan el nombre de aquel restaurante, se diferencian de las otras formas de presentar este tubérculo, ya que se realizan sobre este cortes que le hacen lucir como un acordeón.

Esta forma de comer patatas les gusto tanto a los comensales, que pronto en cada hogar sueco comenzaron a prepararlas, hasta hacer de ellas un ícono que identifica la forma sueca en que son disfrutadas las patatas. La forma de cortarlas siempre debe ser pareja, todas del mismo grosor, así evitan que se quemen y garantizan una cocción uniforme.

Si hay algo extraordinario es el sabor y textura que resulta del proceso de corte y cocción al que son sometidas; la mantequilla derretida impregna perfectamente entre cada rebanada y otorga una muy agradable suavidad a cada patata. De este platillo han surgido muchas variaciones y cada cocinero le ha incorporado algunos ingredientes que la hacen cada vez más deliciosas.

Con esta receta queda claro una vez más lo versátiles que pueden llegar a ser las patatas. Preparando las Hasselback puedes acompañar un buen filete de carne e incluso pescado, como un cremoso salmón en salsa de cebollas y si no le temes mucho a las calorías, puedes hacerlas y acompañar un pollo a la parmesana que está para chuparse los dedos.

Patatas Hasselback 

Patatas Hasselback: así debes partirlas para que no se quemen

Esta receta es sumamente tentadora, al incluir tocineta entre sus ingredientes, garantiza una jugosidad única y un sabor de locura. Disfruta cada paso en su elaboración y los exquisitos aromas que invadirán tu cocina y tu hogar.

Ingredientes

Ingredientes
  • Patatas medianas 4
  • 350 gramos de panceta o tocineta
  • 50 gramos de mantequilla
  • ½ limón
  • Aceite de oliva suave
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • Ajo en polvo 1 cucharadita
  • Romero 1 cucharadita
  • Orégano al gusto
  • 100 gramos de queso cheddar
  • 100 gramos de queso mozzarella

Preparación

como cortarlas
Cortarlas de 5 milímetros de espesor y perfectamente parejas hará que se cocinen de manera uniforme y no se quemen

Para preparar estas deliciosas patatas, las requerimos con su piel intacta, por esta razón deben estar perfectamente lavadas antes de comenzar la preparación. De igual forma, antes de comenzar el paso a paso, enciende el horno a 180°C para que se vaya precalentando.

1.- Una vez que las patatas se encuentren perfectamente lavadas y secas, realiza un corte en la base para asegurar que se van a mantener firmes y sin moverse, el corte debes hacerlo en una de sus caras anchas.

2.- Realiza cortes en las patatas, pero sin llegar a cortar por completo, deja  aproximadamente 1 centímetro sin cortar y verifica que cada rebanada sea casi del mismo grosor, deben ser bastantes delgadas, de unos 5 milímetros. Si son muy gruesas tardarán más en cocerse. Cortarlas de 5 milímetros es el grosor perfecto para una cocción ideal y evitar que se quemen.

3.- Coloca las patatas en una fuente apta para hornear e introdúcelas en el horno por un tiempo de 20 minutos.

4.- Aprovechando el tiempo, mientras tienes las patatas en el horno puedes ir preparando la salsa que vas a verter sobre las patatas, para ello: añade en un bol el aceite de oliva, la sal, el romero, el ajo, la pimienta y el jugo del medio limón y remueve muy bien.

5.- Toma las láminas de tocineta y córtala en cuadrados que quepan entre las láminas de las patatas.

Pasos finales

Pasos finales

6.- Una vez transcurridos los 20 minutos de cocción, retira las patatas del horno y con mucho cuidado para no quemarte, abre un poco cada lámina de las patatas e introduce el cuadrado que habías cortado de tocineta.

7.- Rellena completamente todas las patatas, es algo laborioso, pero el resultado será estupendo.

8.- Cuando tengas todas las patatas con la tocineta dentro, derrite la mantequilla y viértela en la mezcla que habías preparado con el aceite y las hierbas, remueve muy bien.

9.- Vierte la mezcla sobre cada una de las patatas, de manera tal que penetre entre cada rebanada.

10.- Lleva de regreso al horno la bandeja con las patatas y hornea durante 25 a 30 minutos adicionales.

11.- Retira la bandeja nuevamente y añade sobre cada patata el queso cheddar rallado mezclado con el queso mozzarella rallado y espolvorea orégano a tu gusto.

12.- Llévalas al horno nuevamente por un par de minutos hasta que observes que el queso se fundió completamente.

¡Listo! Ahora a disfrutar de estas deliciosas patatas Hasselback

Consejos para unas patatas Hasselback perfectas

Patatas Hasselback: así debes partirlas para que no se quemen
  • Elige preferiblemente patatas de la variedad Kennebec o Spunta.
  • En la medida de lo posible, selecciona patatas que sean de tamaño mediano a grande y que todas sean del mismo tamaño, para de esta manera garantizar la cocción pareja.
  • Utiliza un palillo de madera, de los utilizados para brocheta, e introdúcelo a un centímetro de la base de la patata antes de cortarla, con esto evitarás llegar al final y rebanar por completo.
  • Puedes usar también dos palillos chinos para evitar rebanar completamente la patata. En este caso, coloca la patata entre dos palillos chinos dispuestos sobre una superficie plana y corta las rebanadas hasta que sientas que llegaste a tocar los palillos chinos.
  • Si eres vegetariano, puedes sustituir la mantequilla por margarina vegetal y eliminar la tocineta, obtendrás un rico plato.
  • Puedes añadir un toque de pan rallado en el momento final del horneado y sumarle un toque diferente y agradable.
  • Utiliza diferentes tipos de relleno o quesos para cubrir tus patatas Hasselback y disfruta sin remordimientos.

Si quieres probar nuevas formas de comer patatas, no te pierdas estas rellenas de queso hechas en el horno, tal como las Hasselback, están de escándalo.