Quantcast

Batet reivindica la unidad contra el terrorismo que tanto costó conseguir: «Es más responsable que negarla», avisa

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha puesto en valor este domingo la «unidad» contra el terrorismo que, ha recordado, tanto costó conseguir en España, y ha avisado de que ponerla en valor es «más responsable y fructífero que negarla».

Así lo ha hecho Batet durante el discurso que ha pronunciado con motivo del homenaje anual del Congreso a las víctimas del terrorismo, un acto del que se han ausentado gran parte de las asociaciones que representan a este colectivo, así como Vox, y en el que el PP ha tenido una representación muy limitada.

La tercera autoridad del Estado también ha reivindicado el «protagonismo» de las víctimas en este evento que, cada 27 de junio desde 2010 celebra el Congreso para darles voz «ante todas las fuerzas parlamentarias».

«Este es un acto que pertenece a las víctimas del terrorismo, libres de participar en él o ausentarse y, desde luego, libres de determinar el mensaje que desean trasladar a las Cámaras y a los ciudadanos y ciudadanas», ha dicho, mientras parte de las asociaciones se concentraban fuera del Congreso junto con el PP, Vox y Ciudadanos.

UNÁNIME RECHAZO A LA VIOLENCIA

«El valor político de este acto está en manifestar nuestra unión en el respeto y la memoria de las víctimas, en el rechazo a la violencia de que nació su sufrimiento», ha defendido la presidenta, quien, pese a las ausencias, también ha querido expresar «la voluntad concordante y unánime» de «rechazo absoluto a la violencia terrorista» de todos los partidos.

En este punto, ha recalcado que «la legitimidad que asiste y ampara a las distintas opciones y propuestas políticas en democracia termina allí donde el debate político pretende sustituirse por la amenaza y el ejercicio de la violencia», y que «no hay finalidad ni proyecto político que justifique el dolor y el sufrimiento derivados de la acción terrorista».

Batet ha recordado que la unidad política y social fue «fundamental» para la derrota de ETA hace una década. «La unión que mantuvimos frente a ella debe también unirnos en el recuerdo y celebración del éxito colectivo que significó su derrota», ha afirmado, antes de mencionar que siguen produciéndose víctimas, ahora causadas fundamentalmente por el terrorismo yihadista.

NADA DE JUSTIFICACIONES

La presidenta ha fijado como «primer compromiso permanente» de las instituciones el «acompañamiento» a las víctimas y ha recalcado que este acto anual debe servir para situar ante la «realidad» de que el terrorismo es «dolor, pérdida, sufrimiento y sinsentido» a «todos quienes puedan sentirse tentados de construir justificaciones o ver falsas valentías en los terrorismos pasados y presentes».

También ha hecho hincapié en que la «condena de todos los actos terroristas que están en el origen del sufrimiento de cada víctima» es condición «necesaria» para una auténtica «reparación» y para hacer «real y efectiva» la finalidad fundamental de evitar en el futuro cualquier «resurgimiento o nueva deriva de acciones terroristas».

En este contexto, ha llamado a edificar las políticas públicas sobre el doble consenso de la voluntad de acompañar a las víctimas en el dolor y de la firmeza frente a cualquier nueva amenaza o acto de violencia terrorista».

«Hacemos política resaltando lo que nos une y asumiendo su valorfundamental, más allá de las discrepancias sobre las políticasconcretas que deben servir a esos valores: condena de la violencia, respeto y solidaridad con las víctimas, compromiso de convivir sin amenazas ni imposiciones», ha abundado Batet.

Esos valores, ha proseguido, «hoy deben ser expresamente asumidos por todas las fuerzas parlamentarias». «Alcanzar esa asunción general, con todos sus límites, no ha sido fácil. Creo sinceramente que expresarla y ponerla en valor es más responsable y fructífero que negarla», ha advertido la tercera autoridad del Estado, antes de añadir que en Parlamento hay hueco tanto para «el debate» como para «el consenso», aunque dejando claro que cada uno tiene «su momento».

ESTOS ACTOS «HACEN ESTADO»

Por último Batet ha enfatizado la necesidad de mantener la celebración de este tributo anual a las víctimas, pese a las críticas, divisiones y ausencias que viene generando en sus últimas ediciones.

Tras recodar que este acto debe convocarse por ley, ha subrayado que lo convoca también por convicción. «Creo en él y en su sentido», ha declarado, convencida de eventos como éste «hacen comunidad y, sobre todo, hacen Estado».

«Convoco este acto porque actos como este fortalecen nuestras instituciones democráticas y los valores sobre las que se cimientan. Convoco este acto porque nos hace más dignos como sociedad. En definitiva y sobre todo convoco este acto porque es el homenajey la expresión de respeto que las Cortes debemos ofrecer a lasvíctimas. Hoy el protagonismo corresponde a las víctimas del terrorismo y sólo a ellas», ha concluido Batet.