Quantcast

Aragonès contesta a Sánchez que quiere hablar sobre autodeterminación y amnistía

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha contestado este viernes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que en la reunión que mantendrán el martes en La Moncloa (Madrid) quiere hablar sobre autodeterminación y amnistía.

Lo ha dicho en declaraciones a los medios tras vacunarse en el centro de vacunación del recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, después de que Sánchez haya afirmado este mismo viernes que en la reunión pretende comenzar a trabajar en su Agenda para el Reencuentro, compuesta de propuestas sobre inversiones y financiación, pero no de las «proclamas» independentistas, y ha dicho que el único límite será el pacto constitucional y el respeto a la legalidad.

Preguntado por estas declaraciones, Aragonès ha contestado que la reunión del martes debe ser «el inicio de un proceso de una negociación real para resolver el conflicto político», y ha insistido en que él planteará la amnistía y la autodeterminación como soluciones porque, según él, es lo que ha votado más del 50% de la población catalana.

«Este será mi planteamiento el próximo martes sin desatender evidentemente otras cuestiones también importantes, como la gestión fondos europeos, en la que queremos tener un protagonismo claro, como otras cuestiones de actualidad que también nos corresponden», ha argumentado.

Ha sostenido que en la mesa de diálogo debe hablarse sobre cómo solucionar el conflicto, y ha apuntado que, si Sánchez quiere poner sobre la mesa otras cuestiones «del día a día», esto se debe abordar en la Comisión bilateral Generalitat-Estado.

Aragonès ha asegurado que espera que en la reunión del martes se comience a planificar la reactivación de la mesa de diálogo y llegar a acuerdos para empezar a definir «metodología y calendario».

TRIBUNAL DE CUENTAS

Esta reunión coincidirá con la decisión del Tribunal de Cuentas de comunicar una fianza millonaria para 41 cargos y excargos de la Generalitat y Aragonès ha criticado que se trata de una «nueva inquisición económica» contra el independentismo.

Ha advertido de que, pese a que los presos soberanistas hayan sido indultados, «la represión todavía continúa con el Tribunal de Cuentas, que «amenaza con la ruina económica y con la muerte civil» de decenas de personas, y con las otras causas judiciales que todavía quedan pendientes relacionadas con el 1-O.

Considera que resolver estas causas es «absolutamente imprescindible para poder avanzar en una negociación franca, real, honesta» y que se pueda dialogar en igualdad de condiciones.

Después de que el ministro de Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, haya dicho causas como la del Tribunal de Cuentas son «piedras en el camino» en el diálogo para superar el conflicto, Aragonès ha reclamado actuar para solucionarlo.

«Si hay algún ministro del Gobierno del Estado que considera que hay piedras en el camino o rocas gigantes, a parte de constatarlo que las quiten. Tienen mecanismos claros para hacerlo de acuerdo con la legalidad vigente», ha pedido.