Quantcast

Alitas de pollo a la miel: cómo prepararlas y cuándo están más buenas

Las preparaciones con pollo son de las favoritas en todo el mundo, esta carne es más recomendada por los nutricionistas que la carne vacuna y por esta razón siempre se buscan nuevas formas de prepararla para que resulten platos diferentes y deliciosos pero usando al pollo como protagonista. Una forma de comer es ta ave de manera exquisita es elaborar platillos con sus alitas.

Las alitas de pollo suelen prepararse fritas y muy pocas veces pensamos en hacerlas al horno, o cuando las hacemos con este método de cocción simplemente las preparamos con sal y pimienta y listo.

Una versión de las alitas de pollo horneadas que no te puedes perder, son las alas a la miel. Estas alitas quedan estupendamente deliciosas, doraditas y con un sabor que es difícil describir, porque es algo celestial, entre ese toque dulzón y salado que convierte a este plato en algo del otro mundo.

Alitas de pollo a la miel receta suprema

Alitas de pollo a la miel: cómo prepararlas y cuándo están más buenas

Cuando describir un plato se te hace difícil, porque es tan bueno que no encuentras las palabras correctas que definan su increíble sabor, es porque en definitiva te encuentras ante algo supremo, de otro mundo y que para un simple mortal es imposible describir. Anímate y prepara estas alitas de pollo a la miel y no querrás dejar ni los huesos.

Ingredientes

Ingredientes
  • 1 kg. de alitas de pollo
  • Sal y pimienta
  • Tomillo 1 cucharadita
  • Romero 1 cucharadita
  • Guindilla (opcional)
  • Un diente de ajo finamente picado
  • Zumo de un limón
  • 75 ml. de salsa de soja
  • 75 ml. de miel 
  • Orégano seco y molido 1 cucharadita

Preparación

Marinado

1.- Limpia muy bien las alitas de pollo retirando las pequeñas plumas que sueles encontrarse en las puntas y lávalas muy bien.

2.- Coloca las alitas en una bandeja y añade sal y pimienta a tu gusto.

3.- En un envase aparte mezcla: orégano molido, tomillo, romero y ajo finamente picado. Si deseas darle un toque picantón, añade también la guindilla.

4.- Vierte sobre las alitas de pollo la mezcla anterior y deja macerar por una hora. (si las dejas más tiempo el resultado será superiormente divino, ya que las alitas de pollo absorberán mucho mejor los sabores)

Cocción de las alitas de pollo a la miel

Horneado

5.- Cuando ya este por culminar el tiempo de macerado de las alitas de pollo, enciende el horno para que vaya precalentando a 220° con calor arriba y abajo.

6.- En un bol de cristal vierte la salsa de soja, la miel y el zumo de limón. Agita la mezcla para que quede bien homogénea.

7.- Dispón las alitas sobre una bandeja grande y con la ayuda de una brocha de cocina pinta muy bien cada una de ellas con la mezcla de miel, soja y limón. (Reserva un poco de la salsa para usarla cuando estén a mitad de cocción)

8.- Baja la temperatura del horno a 180° C e introduce la bandeja con las alitas de pollo en el medio con calor arriba y abajo por un tiempo de 30 minutos.

9.- Cuando haya transcurrido la mitad del tiempo, voltea las alitas y barniza cada una de ellas con la salsa de miel, soja y limón que habías reservado para que queden doradas. 

10.- Retira del horno cuando estén listas y a disfrutar con las manos.

Sírvelas con un arroz blanco perfecto que puedes preparar en el microondas, también puedes acompañar con unas ricas patatas fritas o para lograr un plato completamente impactante unas patatas rellenas que terminarán de hacer a este plato un verdadero deleite.

Consejos finales

Alitas de pollo a la miel: cómo prepararlas y cuándo están más buenas
  • Una vez en el horno debes vigilar de cerca la cocción, en un principio puede parecer que demoran mucho en cocerse, pero una vez que el proceso inicia, termina muy rápido; así, que si te descuidas pueden terminar quemadas.
  • Puedes añadir al final de la cocción unas semillas de sésamo para que queden aún más deliciosas.
  • Al servir puedes colocarle a modo de decoración cebollino picado finamente.
  • Estas alitas quedan perfectas como un aperitivo. Sírvelas en una bandeja y coloca pequeños boles de salsas para tus invitados y les encantarán.
  • Esta misma forma de preparar las alitas puedes usarla con otras partes del pollo; eso sí, recuerda que de ser piezas más carnosas, el tiempo de cocción debe ser mayor.

Consejos para comprar el pollo en excelente estado

Alas de pollo

Para tener unos resultados estupendos al momento de preparar estas ricas alitas o cualquier pieza de pollo, recuerda siempre comprar pollo fresco. Si el pollo está en mal estado puede contener bacterias que son sumamente perjudiciales para tu salud.

Señales a las que debes estar atento al comprar pollo:

  • La carne del pollo debe ser de color rosado o amarillenta en el caso de los pollos de corral alimentados con maíz; si notas que el color del pollo es grisáceo es señal de estar en proceso de descomposición. Evita comprar este pollo.
  • El pollo no debe tener ningún olor fuerte como a huevos podridos o amoníaco, si al momento de comprarlo notas un olor que no te es agradable, aléjate de él.
  • Cuando el pollo es fresco, su textura es tersa. Si observas que la carne es babosa y viscosa, no está apto para ser consumido.
  • Si observas una capa verdosa o negruzca sobre el pollo, esta puede ser una señal de contaminación con moho. Evita consumirlo o simplemente cortar la parte “dañada”. Un alimento que ya presente moho en alguna de sus partes, debe ser desechado de inmediato. Cortar la parte negra o verdosa no bastará; ya que, las bacterias causantes del moho ya se encuentran presentes en toda la pieza.
  • Una vez en casa, recuerda conservar en el congelador las piezas de pollo y descongelarlas solo cuando vayas a prepararlas. Nunca descongeles el pollo y lo vuelvas a congelar.
  • Cuando este cocido, lo recomendable es comerlo de una vez, sin embargo si necesitas conservar una parte del pollo cocido, hazlo en la nevera en un envase muy bien tapado. Al momento de consumirlo evalúa su olor, textura y sabor, si huele mal, tiene manchas o tiene un sabor agrío, mejor deséchalo.

Disfruta de unas buenas alitas a la miel y atrévete también a conocer como puedes freírlas sin aceite.

Artículo anteriorQué son las lágrimas de San Lorenzo
Artículo siguienteQué es la amnesia