Quantcast

Sangría: cómo hacer la bebida tradicional española más internacional

La refrescante sangría se ha adueñado de las barras en bares de diferentes partes del mundo. Esta dulce y agradable bebida alcohólica hecha a base de vino tinto trascendió las fronteras y no hay lugar en el que no sea ofrecida.

Existen diferentes tipos de sangría entre ellas la de vino blanco o champagne; sin embargo la más emblemática y tradicional es la de vino tinto, esa delicia que no puede faltar en una barbacoa o reunión entre amigos en una tarde veraniega en la playa o la piscina.

Su dulce sabor es mágico y embriagante, se deja colar por lo agradable de su sabor y lo delicado de sus frutas y tomarla con calma disfrutando cada sorbo es una experiencia que deja un rico sabor en tu paladar.

Existen muchas formas de preparar una sangría y hoy te compartiré la más tradicional, esa que te hará recordar las reuniones veraniegas más divertidas y amenas.

Hagamos una espectacular sangría tradicional

sangría tradicional española

Ingredientes

  • Un litro de vino tinto
  • Gaseosa o soda 1 litro
  • Coñac 1 copa
  • 2 melocotones
  • 1 manzana
  • Limón 1
  • 1 pera
  • Una naranja
  • Azúcar 4 cucharadas soperas
  • Una rama de canela

Preparación

1.- En un bol de tamaño grande que permita mezclar los ingredientes cómodamente, verter el vino tinto y añadir la naranja y el limón previamente lavados, pelados y cortados en gajos.

2.- Lava, pela y corta en pequeños cuadros los melocotones, la manzana y la pera. Los cuadros no deben ser ni muy grandes ni muy pequeños y lo recomendable es que todos sean del mismo tamaño.

3.- Añade todas las frutas picadas al bol para que vayan absorbiendo el sabor del vino tinto.

4.- Incorpora el coñac, la rama de canela y las cuatro cucharadas de azúcar, remueve muy bien.

5.- Deja en reposo por un par de horas y añade la gaseosa (si deseas un mejor resultado deja las frutas macerando por mínimo 12 horas, absorberán de manera majestuosa el sabor del vino).

Disfruta de esta rica y refrescante sangría que en verano cae de perlas sirviéndola en vasos con cubitos de hielo.

Al momento de presentarla hazlo siempre en una jarra de vidrio transparente, de manera que todos tus invitados puedan disfrutar de su color y componentes a simple vista.

Consejos para la sangría perfecta

sangría tradicional española

Como has visto, preparar una excitante sangría no es para nada complicado; aun así es justo y necesario repasar cuáles son los consejos que debes tener en cuenta a la hora de preparar esta bebida.

El vino, la base de toda buena sangría

vino tinto para la sangría

Usa un vino tinto de buena calidad que aromatice y que invite a degustarlo. Un vino de carácter y fuerza es vital para tener un buen resultado, no basta con solo escoger un vino tinto con elevado grado alcohólico que se te suba a la cabeza. La calidad es importante.

¿Qué frutas usar?

melocotones para la sangría

Las frutas más tradicionales son los melocotones, las peras y las manzanas; ahora bien, al momento de preparar tu sangría puedes dejar volar un poco tu creatividad y añadir si lo deseas: fresas, cerezas, piña u otra fruta de temporada. Lo más recomendable es añadir frutas que aporten frescura.

Aparte del tipo de fruta que vayas a elegir, es necesario que siempre tengas presente utilizar frutas que estén firmes, no utilices frutas en mal estado y nunca añadas frutas en almíbar. 

¿Qué hay del azúcar?

El toque de dulzor lo decides tú, hay quienes prefieren no añadir azúcar y se deleitan con el solo contraste dulzón que ofrecen las frutas. En caso de desear añadir azúcar, trata de no añadirla de un solo golpe, comprueba siempre el nivel de dulzor hasta que sea completamente de tu agrado.

¿En qué momento agrego el hielo?

El hielo nunca debes agregarlo a la jarra. Evita añadir hielo a la jarra de la sangría, este al derretirse alterará los sabores de la misma. Es mejor servir el hielo directamente en los vasos al momento de servirla.

Servir la sangría de forma inmediata

sangría tradicional española

No es recomendable servir la sangría apenas termines de prepararla. La maceración de la fruta en el licor es de suma importancia, la magia de la sangría radica precisamente en que el comensal disfrute de los trocitos de fruta con un sabor a licor tentador. Si sirves de forma inmediata la sangría, no darás tiempo a que las frutas se impregnen de forma correcta.

Aunque se establece un tiempo mínimo de dos horas antes de servirla, hay quienes prefieren dejar macerando las frutas en el vino con por lo menos 12 horas de anticipación, ¿la razón? Aseguran que los trozos de frutas toman un sabor de locura.

¿Es necesario agregar especias?

Todo es cuestión de gustos, sin embargo te puedo asegurar que el toque que le otorga la canela es sencillamente espectacular. Ahora bien, si deseas agregar otras especies es cuestión muy personal. 

Cosillas adicionales sobre la sangría 

sangría tradicional española

Los vinos especiados ya existían desde la época de los antiguos romanos, quienes ingerían grandes cantidades de grog, una bebida alcohólica que en muchas ocasiones  reemplazaba al agua. 

Debido a las grandes concentraciones de agentes contaminantes en las aguas durante aquella época, tanto adultos como niños ingerían grandes cantidades de licor con especias.

El origen de la sangría sigue siendo todo un misterio, hay quienes afirman que fue creada por los ingleses alrededor del año 1700; sin embargo la hipótesis más aceptada es la que asegura que fue en 1800 cuando campesinos españoles y portugueses comenzaron a preparar un vino tinto especiado y al que le añadían frutas de temporada.

Las variaciones de la sangría elaboradas partiendo de otros licores como el vino blanco o el champagne no son sangría. En este caso se debe hacer la aclaratoria de que se tratan más de vino blanco especiado y con frutas. El nombre de esta bebida viene de la palabra “sangre” y precisamente hace referencia a su color.