Quantcast

Galicia “repescará” semanalmente a 20.000 gallegos que perdieron la cita

El Servizo Galego de Saúde (Sergas) hará una “repesca” semanal de 20.000 gallegos que hayan perdido su cita por diversos motivos –-ya sea por tener mal el número de teléfono, motivos laborales o “no haber escuchado” la llamada.

“Hemos reforzado el sistema de repesca que, en definitiva, cualquier persona que esté en una edad que ya se vacunara a la demás población con esa edad y que, por distintos motivos no pudiese ser, vamos a llamarlas a todas estas personas, empezando por las de edad más alta”, ha manifestado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien ha dicho que como “máximo” serán 20.000 personas semanales, si se pueden cubrir.

Esta actuación empezará ya mismo. Como ha explicado el presidente de la Xunta en la rueda de prensa de este miércoles posterior al comité clínico, servirá para avanzar en la vacunación, al tiempo que cubrir “huecos” que queden libres ante la previsión de que la asistencia de los más jóvenes “baje” con respecto a las edades más avanzadas.

Feijóo también ha indicado que esta semana se inocularán 133.000 primeras dosis y 67.000 segundas, muchas de ellas vinculadas todavía con los colectivos declarados esenciales. También se actuará en los centros penitenciarios.

Finalizados los mayores de 40 años, Galicia ensayará ya un sistema mixto, que va a compaginar un llamamiento programado con un sistema de voluntarios que “notifiquen interés por ser vacunados”.

BASTARÁ CON LA “PALABRA”

Así, continuará la citación automática con la voluntaria, que lo soliciten por cuestiones como laborales o “compromisos ineludibles” para lo que, ha precisado el presidente, bastará con la “palabra” dada por el ciudadano, sin exigir ninguna comprobación del motivo.

La idea en ambos casos es que la jornada de vacunación se desarrolle “sin sobresaltos” o “falta de público asistente”.

De la misma forma, a las personas que van a ser “repescadas” no se les pedirá ningún documento probatorio de la inasistencia. El requisito, dijo, es la “ética y responsabilidad” ante un medicamento que “no hay para todos”.