Quantcast

Salmorejo cordobés: las claves para bordarlo en 5 minutos

El Salmorejo es un plato típico de Córdoba y es popular degustarlo en verano cuando llega el calor, el origen de este platillo es muy humilde y los ingredientes que contiene son muy fáciles de hallar en cualquier hogar español; sus ingredientes son: tomate, pan, ajo y aceite.

La forma de disfrutar de este platillo es sirviéndolo frío y degustarlo acompañado de pan tostado. El salmorejo es una sopa cruda con gran aporte nutritivo; es rico en fibra y contiene vitaminas C y E, de igual forma brinda un aporte importante de minerales esenciales para mantener un óptimo estado de salud. 

Origen humilde del salmorejo cordobés

Salmorejo antiguo
En sus inicios el salmorejo era preparado triturando sus ingredientes con un mortero

El origen del salmorejo cordobés es muy antiguo; de hecho, en el diccionario de la Real Academia Española se le menciona hacia el año 1737; solo que, no se le conocía como el que actualmente se consume en España.

En sus inicios, el salmorejo se servía como una especie de complemento al momento de guisar carne de conejo. Con el transcurrir de los años, esta preparación evolucionó hasta convertirse en lo que es hoy por hoy, una rica sopa fría para degustar en época veraniega.

Inicialmente los ingredientes presentes en el salmorejo consistían básicamente en: ajo, aceite, migas de pan y vinagre, por esta razón era conocido como salmorejo blanco o mazamorra. 

Transcurrieron muchos años; hasta que el salmorejo cambió por completo, esta transformación llegó de la mano de la introducción del tomate proveniente de América a territorio europeo. En sus inicios el tomate era considerado como una planta ornamental; por lo que tardó un tiempo en ser añadido en la gastronomía española.

Apenas comenzó a utilizarse el tomate en las cocinas de los hogares españoles, el salmorejo dio un salto cuántico para convertirse en plato principal con la adición de este sencillo ingrediente. A partir de entonces, el salmorejo sería conocido por su particular y característico tono rojizo-naranja y por su fresco sabor.

Trucos para preparar el salmorejo cordobés

salmorejo

Aun cuando el salmorejo es elaborado siguiendo una receta bastante sencilla, también es importante seguir una serie de trucos para que este quede perfectamente bordado en muy poco tiempo.

Los tomates, el toque vibrante y colorido de un buen salmorejo

El primer truco tiene que ver por supuesto con la selección de los ingredientes. Para obtener un sabor inmejorable y un color realmente vibrante es recomendable utilizar dos tipos de tomates, el tomate perita y el tomate en rama; la combinación de ambos tomates otorgarán un toque de distinción al salmorejo cordobés. 

El aceite de oliva el sabor de la tradición

Un punto a tener en consideración es también el tipo de aceite a utilizar; para obtener un salmorejo perfecto y tradicional debes utilizar aceite de oliva, no es recomendable sustituirlo por ningún otro tipo de aceite.

El pan: con miga, cuerpo y no tan viejo

pan para el salmorejo

Para una preparación realmente cremosa y con cuerpo, es importante que el pan seleccionado no se encuentre duro y reseco. El pan recomendado para tener una textura de ensueño en el salmorejo, debe poseer una miga compacta peo fresca. 

El ajo perfecto para el salmorejo

Al tratarse el salmorejo de un platillo que se sirve crudo y frío, lo más aconsejable es utilizar ajo morado en su preparación, de esta manera se evita la sensación de acidez y repetición del sabor del ajo después de comer.

Paciencia es igual a consistencia

Cuando se llega al momento del triturado de los ingredientes se debe tener mucha paciencia,  para lograr la textura y el punto exacto en el salmorejo, se deben licuar perfectamente los ingredientes (hoy en día la licuadora o procesadores eléctricos facilitan el trabajo. Originalmente se trituraba en morteros con mucho esfuerzo para alcanzar la consistencia perfecta)

Salmorejo cordobés un plato para disfrutar

salmorejo

Ya conocidos los trucos que se deben seguir para preparar de forma perfecta un salmorejo cordobés, pasemos entonces a la receta.

Ingredientes 

  • 500 gramos de tomate en rama 
  • 500 gramos de tomate perita 
  • 100 gramos de Pan del día anterior (recuerda que no debe estar duro) 
  • 100 ml de aceite de oliva virgen 
  • ½ diente de ajo morado
  • Sal al gusto 
  • Huevo cocido (guarnición) 
  • Jamón Serrano (picado en cuadrados) 

Elaboración 

1.- Lava bien los tomates y córtalos en trozos, colócalos en la licuadora y procesa hasta que la mezcla esté líquida.

2.- Coloca en un bol el pan picado y sobre este agrega el tomate utilizando un colador para eliminar cualquier grumo no deseado. 

3.-  Vierte el pan y el tomate en la licuadora, licúa y añade sin dejar de licuar, el ½ diente de ajo, incorpora igualmente el aceite de oliva y aumenta la velocidad del licuado al máximo.

4.- Licúa por espacio de 3 a 5 minutos, observarás como la mezcla emulsiona cambiando su color a un anaranjado vibrante y alcanzando una textura cremosa perfecta. Verifica el nivel de sal y listo.  

Como ves, la preparación del fresco salmorejo cordobés lleva tan solo 5 minutos, solo resta aguardar el tiempo de refrigeración para poder disfrutarlo.

Refrigera la preparación por al menos dos horas; eso sí, cuida que la preparación se sirva fresca, más no congelada. Al momento de servir puedes decorar con los cuadrados de jamón serrano y los huevos hervidos cortados a lo largo. 

El salmorejo cordobés es un plato sumamente fácil de preparar, solo debes disponer de unos ingredientes de calidad. El secreto está en el triturado de los ingredientes y en cómo los integras.

La guarnición la puedes variar según tus gustos, puedes colocar aguacate, queso, cilantro, manzana o queso azul. Realmente las combinaciones con que lo puedes acompañar son infinitas.