Quantcast

Leche frita: así se hace el dulce típico en menos de 20 minutos

La tradicional y popular leche frita es un típico postre servido en los hogares españoles. Para la mayor parte de los españoles, este rico dulce trae recuerdos gratos de su infancia. Acompañado por una cubierta crujiente, dulce y un corazón cremoso, la leche frita es la preferida por toda la familia especialmente en la zona norte, donde es todo un patrimonio su elaboración perfecta.

En semana santa es una tradición preparar leche frita para acompañar con un postre típico las horas de la tarde, así mismo en muchos restaurantes es servida acompañada de helado y crema batida; sin embargo, en la mayoría de los hogares suele disfrutarse solita y aún tibia.

¿Es compleja la elaboración de la leche frita?

leche hirviendo leche frita

Si bien la leche frita es una receta muy tradicional, elaborarla de manera perfecta tiene sus trucos. Lo más importante a tener en cuenta al momento de su preparación, es evitar que la crema quede grumosa, esto ocasionaría un mal compactado, y no sería para nada agradable al momento de degustar.

Por otro lado, para obtener un resultado prolijo es importante tener en cuenta la uniformidad de la crema y su consistencia. Una crema que no haya quedado lo suficientemente espesa, tenderá a perder su forma con facilidad y no quedara agradable a la vista.

La forma de preparar la leche frita no tiene por qué ser motivo de estrés, sigue este sencillo paso a paso y elabora este rico dulce típico en tan solo 20 minutos.

¡A preparar leche frita!

Leche frita ingredientes

Prepara esta rica receta y sigue el paso a paso, con estos fáciles trucos te quedará perfecta.

Ingredientes

Para la crema

  • 1 litro de leche
  • 120 gramos de azúcar
  • Maicena 120 gramos
  • Piel de un limón
  • Cáscara de una naranja
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 ramita de canela

Para el rebozado

  • 50 gramos de harina o maicena
  • 3 huevos
  • Aceite suficiente para freír
  • Azúcar 

Preparación de la crema

leche frita

1.- En una olla profunda añade 750 ml de leche (el resto de la leche mantenlo apartado, lo usarás un poco más adelante), agrega la piel de limón y de naranja, la canela y el azúcar. 

2.- Lleva la olla a la hornilla a fuego medio y disminuye la temperatura cuando observes que comienza a hervir, déjala por un tiempo aproximado de 10 minutos a fuego muy bajo, de esta manera la leche quedará impregnada de todos los olores y sabores. Finalizados los 10 minutos retira la preparación del fuego.

3.- En los 250 ml de leche que habías reservado, añade la maicena y bate hasta que esté completamente disuelta e incorpora la vainilla.

4.- Procede a colar la leche que has calentado y retira las cáscaras de los cítricos y la rama de canela, paso siguiente añade la maicena disuelta en los 250 ml de leche y lleva la preparación al fuego.

5.- Mientras se encuentre en el fuego, remueve constantemente la preparación anterior hasta que notes que se ha transformado en una crema espesa; al alcanzar ese punto de cocción, retírala del fuego.

Cuajar la leche 

leche frita cuajado de la leche

1.- Estando la crema ya lista es el momento de llevar a cuajar la preparación; para ello, en una bandeja rectangular agrega un poco de mantequilla y espolvorea azúcar pulverizada, (de esta forma facilitarás el posterior desmoldado) vierte la crema en el molde y tápalo perfectamente con papel film evitando que se forme costra en la superficie.

2.- Lleva a la heladera si deseas acelerar el proceso de cuajado de la crema. (Lo ideal sería dejarla en la nevera de un día para otro, así compacta mucho más)

3.- Para que los cuadrados de leche frita queden perfectos, desmolda la crema perfectamente cuajada sobre una superficie lisa espolvoreada con azúcar impalpable.

4.- Corta cuadrados de la crema y dispón todo para el rebozado.

Rebozado

leche frita

1.- Mientras en una sartén añades abundante aceite y lo llevas a calentar, en un plato coloca la harina y en otro añade los huevos batidos.

2.- Cuando el aceite esté bien caliente, pasa los cuadrados de leche por la harina y luego por el huevo batido.

3.- Coloca a freír los cuadrados y retíralos solo cuando todas sus caras estén perfectamente doradas.

4.- Escurre los cuadrados de leche, pásalos por abundante azúcar y ¡a disfrutar!

La leche frita te quedará perfectamente cremosa; de igual forma si la deseas aún más compacta, puedes sustituir una parte de leche por crema de leche o añadir dos yemas de huevo.

Al momento de degustar de este delicioso postre típico español, añadir canela en polvo al azúcar al momento de espolvorearlo quedará con un toque de sabor adicional sumamente delicioso.

Si sustituyes la harina del rebosado por maicena, transformas el postre en una versión 100% recomendable para personas intolerantes al gluten.

Tratándose de una receta típica del norte de España, la leche frita es preparada con muy pocas alteraciones a su receta original; aun así, muchos se han atrevido a realizar variaciones sorprendentes.

El toque de creatividad lo puedes poner al momento de elaborar la crema o al instante de presentar el platillo. 

Cuando vayas a preparar la crema, puedes añadir cacao en polvo y obtener una leche frita achocolatada; también existe una versión muy deliciosa y exótica, la cual consiste en sustituir parte de la leche por leche de coco y añadir coco rallado a la preparación.

Prepara esta rica receta en casa y continúa con la tradición que por años se ha servido en los hogares españoles.

¡Buen apetito!