Quantcast

Save the Children trabaja con el Gobierno de Ceuta para garantizar los derechos de los menores

Save the Children ha llegado a un acuerdo de colaboración con la Dirección General de Infancia y Adolescencia (DGIA) de Ceuta para realizar entrevistas individualizadas a los niños y adolescentes en situación de mayor vulnerabilidad, que llegaron recientemente desde Marruecos. Las entrevistas han empezado con los niños acogidos en el centro de Piniers.

“Estamos aportando nuestra experiencia en el cumplimiento de los derechos de la infancia para llevar a cabo informes especializados de valoración de los niños y adolescentes más vulnerables que han llegado a Ceuta con el objetivo de identificar perfiles susceptibles de recibir protección”, ha señalado Catalina Perazzo, directora de Incidencia Social y Política de Save the Children.

Las entrevistas están siendo realizadas por personal especializado de la organización y priorizando el interés superior del menor. Una vez realizadas, la organización emitirá un informe que recogerá las necesidades de protección y las fuentes de vulnerabilidad de cada uno.

“Debemos escuchar a la infancia migrante y asegurarnos que su situación personal sea el punto de partida de las demás tomas de decisiones que le concierne. Agradecemos al Gobierno de Ceuta esta oportunidad de colaborar para que en esta crisis humanitaria los derechos sean respetados”, concluye Perazzo.

Asimismo, la organización ha mantenido reuniones en Ceuta con distintas organizaciones e instituciones para conocer más en detalle los protocolos y espacios de atención a la infancia migrante en esta situación excepcional y está trabajando a nivel de incidencia política con las distintas administraciones para velar por los derechos de los niños, las niñas y adolescentes migrantes.

En este sentido, Save the Children ha pedido que se centren esfuerzos en apoyar a los menores que continúan viviendo en la calle para evitar que queden fuera del sistema de protección.

Save the Children también trabaja, en coordinación con otras organizaciones y las administraciones públicas, en la ciudad autónoma de Melilla, Andalucía o Gran Canaria atendiendo a la infancia migrante más vulnerable. Igualmente, tiene proyectos en países de tránsito u origen como Mauritania o Senegal. La organización centra sus esfuerzos en los niños y las niñas que viajan solos, en los que son víctimas de abusos o de trata y en los que huyen de guerras y otras situaciones extremas.