Quantcast

Bechamel: cómo hacerla paso a paso para que no te quede ni un grumo

Hay algo que tienen en común plato tan diferentes como la lasagna, los canelones o las croquetas: la bechamel. Esta suave mezcla, inventada en Italia, perfeccionada en Francia y usada para todo tipo de recetas, tiene adeptos por todo el planeta, pero ¿saben todos los cocineros hacer una buena bechamel? ¿Qué pasos hay que dar para que no te quede ni un grumo?

No te preocupes, si eres de los que todavía no ha podido perfeccionar el arte de la bechamel, a partir de ahora podrás con los consejos que te hemos preparado. Ya te avisamos: todo depende en parte de la cantidad de harina que pongas en tu receta y de otra serie de condicionantes. Averigua cuáles.

QUÉ ES LA BECHAMEL

Ante todo, hay que especificar que la bechamel es una salsa madre. ¿Qué significa esto? Que se puede usar tal cual o se puede utilizar para elaborar otro tipo de salsa o para condimentar otros platos. Con la receta de hoy podrás cocinar la mejor de todas, sin grumo y especialmente sabrosa; ideal para cualquiera de tus platos.

Una de las cosas buenas de esta suculenta salsa es que los ingredientes para prepararla son muy básicos, y es bastante probable que no tengas ni que ir al súper para pillártelos. Si no fuera así tampoco sufras demasiado, porque son muy sencillos de conseguir. ¿Quieres saber cuáles son?

¿Quieres hacer una bechamel sin grumo? Hoy te explicamos todo