Huevo frito: las mil y una formas de comerlo sin engordar un gramo

En España se come huevo frito desde tiempos inmemoriales. Este plato tan sencillo de preparar, que se cocina friendo dichos huevos en aceite hirviendo, es de los favoritos en muchos hogares españoles. Es una receta básica de nuestra gastronomía y como tal hemos de valorarla.

A pesar de ello, muchas personas se toman ciertas precauciones con el huevo frito ya que siempre se ha dicho que aporta altas cantidades de calorías y grasas. Sin embargo, y según muchos expertos, gran parte de estas creencias son infundadas. Y es que tienes muchas maneras para preparar este plato sin que acabe afectando a tu salud. En el artículo de hoy te explicamos unas cuantas.

COCINA TU HUEVO FRITO A LA PLANCHA

Es, quitando la fritura, el método más utilizado para cocinar los huevos. Para hacerlos de esta manera necesitas una sartén antiadherente o una plancha, solo así te asegurarás de que te salen de la mejor manera.

El procedimiento es sencillo: dejas caer una gota de aceite sobre la superficie de planchado, la extiendes, y cuando esté caliente depositas el huevo. Se hará rápidamente, así que añádele sal al gusto y pégale un bocado. Tan rico como en aceite y mucho más sano.