Quantcast

El cuento de la criada: ser un ojo y otros términos que no terminas de entender

El cuento de la criada es una de las series dramáticas más exitosas del mercado. La filmografía que tuvo su estreno durante el año 2017 creada por Bruce Miller, al día de hoy, es la carta fuerte de HBO con cuatro temporadas en su haber.

Una trama que, a lo largo de los episodios, ha dejado grandes emociones. Pero también dudas sobre ciertos términos que quizás no has terminado de entender cuando los escuchas en la narrativa. No podemos olvidar que, está basada en El cuento de la criada, de la poeta de origen canadiense Margaret Atwood.

Ser un ojo es una de las definiciones más comunes que se suelen utilizar en los escritos de Miller. Por ello, te vamos a explicar un poco de este y otros elementos que han ido formando parte de la historia. Posiblemente tenías confusiones vinculadas a esta proyección de ciencia ficción que vale decir ha llegado para quedarse en las pantallas.

Así es El cuento de la criada

Así es El cuento de la criada

El cuento de la criada se desarrolla en medio de un futuro distópico, donde el mundo se ve arropado como consecuencia de las infecciones de transmisión sexual y la misma contaminación ambiental. Este escenario es uno de los más lóbregos, en un gobierno de la República de Gilead el cual se fundamenta en el totalitarismo.

Es así, como propone ciertas reglas para consolar un nuevo Estados Unidos luego de los embates de la Guerra Civil. Se hace presente el fanatismo religioso, abre paso a la subyugación del género femenino que, dentro de tantas cosas, no pueden trabajar, porque así lo han determinado las leyes. Aunado a ello, debido a la poca cantidad de damas fértiles, estas femeninas son reclutadas y denominadas «las criadas».