Quantcast

Anuncios míticos que crecieron con nosotros

Crecimos con ellos, los imitamos y los parodiamos en su momento. A día de hoy, algunos de sus eslóganes todavía perduran en nuestra memoria y en nuestro vocabulario. A continuación, veremos algunos de los anuncios que marcaron nuestra infancia y adolescencia.

 

El hombre de martini
Un gesto que ha pasado a la historia

Le dimos el apodo de “el hombre de Martini”, y destacaba por su arrogancia, su buen vestir y esas gafas de sol. Puede que el anuncio en sí no lo recordemos, pero sí que se nos quedó grabado a fuego a ese pedazo de hombre haciendo un gesto muy sensual y a la vez, de lo más antinatural: pasarse el pulgar por los labios.

Pero claro, eso era suficiente para volver loca a todas aquellas que veían el anuncio, incluyendo a la mujer que salía en él, que terminaba por tragarse su anillo de casada. La cuestión es que el tipo creó tal tendencia, que fue un gesto representativo de la marca.

Después de este hombre, vinieron muchos más, entre ellos, George Clooney, pero ninguno causó tanta sensación como este primero.