Quantcast

El juez escocés sopesa si sigue examinando la euroorden contra Ponsatí

El juez escocés que examina la euroorden dictada por el Tribunal Supremo (TS) contra Clara Ponsatí por su rol en el ‘procès’ ha citado a las partes a una vista el próximo 26 de agosto para decidir si el proceso debe continuar ante la justicia británica, después de que la ex consejera catalana haya comunicado su cambio de residencia a Bélgica.

Así lo ha decidido durante una vista celebrada este martes después de diversos aplazamientos en los últimos meses a la espera de que el Parlamento Europeo se pronunciara sobre la inmunidad de la eurodiputada, según han informado fuentes de JxCat.

De acuerdo con estas fuentes, la defensa de Ponsatí ha aprovechado la vista para comunicar al juez escocés que ahora vive en Bélgica, ante lo cual la Fiscalía ha planteado la necesidad de discutir el futuro del caso en otra vista con presencia de la ex consellera.

El juez ha acordado citar a las partes el 26 de agosto para escuchar sus respectivos argumentos sobre si procede continuar con el trámite de la euroorden en Escocia tras el cambio de residencia de Ponsatí, si bien no será necesario que ella comparezca.

Además, la defensa ha avanzado que tiene intención de recurrir la decisión de la Eurocámara de retirarle la inmunidad, un paso que la institución comunitaria también dio en relación con el ex presidente catalán Carles Puigdemont y el ex consejero Toni Comín.

CUESTIÓN PREJUDICIAL

Asimismo, los abogados de Ponsatí han recordado al juez escocés que el magistrado del Supremo Pablo Llarena ha presentado una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que determine el alcance de las euroórdenes.

Este martes se ha sabido que el TJUE ha admitido a trámite la cuestión prejudicial planteada por Llarena para que fije los motivos por los que se puede emitir y, sobre todo, rechazar una orden de detención y entrega europea (OED), reaccionando así a la decisión del Tribunal de Apelaciones de Bruselas de no enviar al ex consejero Lluis Puig a España.

Llarena pretende que el TJUE arroje luz sobre la Decisión Marco 2002/584/JAI que regula las euroórdenes para que, en base a los criterios establecidos por la corte comunitaria, “pueda adoptar una decisión concreta en torno a mantener, retirar o emitir nuevas ODEs respecto de todos o algunos de los copartícipes procesados en esta causa”.

De esta forma, el magistrado español busca reactivar un caso que “se encuentra hoy plenamente paralizado” por la situación de rebeldía de los investigados –Puigdemont, Comín y Puig están huidos en Bélgica y Ponsatí, hasta ahora en Reino Unido– y por el hecho de que un Estado miembro ya ha denegado la primera de las euroórdenes dictadas en el marco de esta causa.