Quantcast

Diabetes: frutas ideales para diabéticos que no conoces

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la produce de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia. La insulina es una hormona producida por el páncreas.

Su principal función es el mantenimiento de los valores adecuados de glucosa en sangre. Permite que la glucosa entre en el organismo y sea transportada al interior de las células, en donde se transforma en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Además, ayuda a que las células almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria.

Clasificación de la diabetes

Clasificación de la diabetes

La diabetes puede clasificarse en dos tipos:

Diabetes tipo 1

Ocurre cuando el cuerpo no produce insulina. Aparece generalmente en niños, aunque también puede iniciarse en adolescentes y adultos. Suele presentarse de forma brusca y muchas veces independientemente de que existan antecedentes familiares.

Diabetes tipo 2

Ocurre cuando el cuerpo no está en la capacidad de utilizar de forma adecuada la insulina que produce. Surge en la edad adulta, su incidencia aumenta en personas de edad avanzada y es diez veces más frecuente que la diabetes tipo 1. En ella se produce una disminución de la acción de la insulina, de forma que, aunque haya mucha, no puede actuar como debería.

Si padeces de diabetes y piensas que no puedes comer frutas solamente porque estas son dulces, estás en un error. Las frutas son alimentos saludables y no deben ser excluidas de nuestra dieta diaria, porque a pesar de ser dulces, tienen un efecto beneficioso sobre el control de la glucosa en la sangre, ya que estas no afectan drásticamente los niveles de azúcar en la sangre.