Calvo resta «crédito» a las posturas del PP sobre el estado de alarma

La vicepresidenta primera del Gobierno, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, ha restado «crédito» este viernes a las posturas del PP sobre el estado de alarma ante la pandemia del coronavirus Covid-19, «porque hay tres PP» en cuanto a la continuidad o no de dicho instrumento. Calvo ha insistido en su supresión desde el 9 de mayo, aunque sostiene que se tendrán «respuestas», con «la legislación vigente», ante posibles rebrotes.

Así lo ha manifestado Calvo en declaraciones a los periodistas en Córdoba junto al delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, y la subdelegada del Gobierno en Córdoba, Rafaela Valenzuela, después de ser cuestionada por el hecho de que el PP busque apoyos de grupos parlamentarios para generar una alternativa cuando finalice el estado de alarma.

Según ha señalado, «el PP lo que tiene que hacer es hablar entre ellos, porque entre ellos unos ya han dicho que no quieren estado de alarma, otros que sí lo quieren y otros, que ellos tienen salidas propias con las posibilidades de la legislación vigente».

A su juicio, «el PP primero se tiene que poner de acuerdo, porque hay tres PP», citando a «aquellos que están gobernando comunidades autónomas; la líder del PP, que es la señora Ayuso en la extrema derecha, y el señor Casado por otro lado, que seguramente no habla con sus compañeros».

Al respecto, Calvo ha remarcado que «Casado, mediante colaboradores suyos, ya ha dicho que no apoyará de ninguna manera una hipotética prolongación del estado de alarma», de manera que «tienen tres posiciones», ha apostillado, para recomendarles que «hablen entre ellos y encontrar alguna salida coherente».

«SE ESTÁ ALCANZANDO LA VELOCIDAD DE VACUNACIÓN»

Mientras tanto, ha aclarado que la postura del Gobierno es que «hay diez millones de vacunados con una o dos dosis o con vacunas que solamente tienen una dosis», de modo que «se está alcanzando la velocidad de vacunación que había dicho el presidente en el mes de abril y que se irá incrementando».

Ante ello, ha asegurado que «se va a llegar al verano con la población bastante protegida y que no se puede seguir diciendo» ante la crisis social y económica del país, que se va a seguir manteniendo un estado, que debe ser excepcional, que solamente se puede mantener el tiempo necesario. En este sentido, Calvo ha insistido en que el «toque de queda» no se puede seguir manteniendo más allá de lo razonable el porque hay «seguir levantando al país» y ha recalcado que no se puede avanzar en la vacunación y sostener la misma situación que hace siete, ocho o diez meses.

En esta línea, ha advertido de que «quienes intentan jugar políticamente con eso, sepan que están jugando, no solamente con las expectativas positivas que la gente ya empieza a tener, sino que están jugando desgraciadamente también con la crisis social y económica del país».

«EL PP DICE UNA COSA Y LA CONTRARIA»

Por tanto, la vicepresidenta ha declarado que «el PP dice una cosa y la contraria», porque «por un lado Ayuso dice que está encantadísima de las cifras de la pandemia en Madrid», a lo que ha agregado que «por otro lado pide que se mantenga, pero que se levante el estado de alarma».

Al hilo, ha expresado que «el PP ha votado a favor, contra y abstención» de estado de alarma desde que se inició la pandemia. «Es el único partido que ha hecho las tres cosas posibles en una votación», ha zanjado Calvo, quien cree que el PP «tiene bastante poco crédito cuando diga cosas relativas a este importantísimo asunto».

Así, ha apoyado «salir el día 9 de mayo» del estado de alarma «en unas buenas condiciones sanitarias para empezar el levantamiento de la crisis que este país ha ido acumulando y seguir teniendo, con la legislación vigente, una panoplia de respuestas que van a seguir permitiendo proteger a la población del país en todos aquellos meses donde, estando bastante inmunizada la sociedad, pueda haber evidentemente rebrotes y alguna situación de respuesta».

En definitiva, la vicepresidenta ha criticado que «el PP ha estado jugando todo el tiempo con la pandemia en la política, porque se ha visto cambiar de posición continuamente», por lo que «el crédito de esto es bastante mínimo», ha afirmado.