Quantcast

Un láser montado en telescopios para eliminar basura espacial

Una técnica que ayuda a los telescopios a ver objetos en el cielo nocturno con mayor claridad puede ser aprovechada para luchar contra los peligrosos desechos espaciales.

El trabajo de investigadores de la ANU (Australian National University) sobre la óptica adaptativa, que elimina la neblina causada por la turbulencia en la atmósfera, se ha aplicado a un nuevo láser de ‘estrella guía’ para identificar, rastrear y mover de manera segura los desechos espaciales con mayor seguridad.

Los desechos espaciales son una gran amenaza para los 700.000 millones de dólares de infraestructura espacial que prestan servicios vitales en todo el mundo todos los días. Con óptica adaptativa de estrella guía láser, esta infraestructura ahora tiene una nueva línea de defensa.

La óptica que enfoca y dirige el láser de la estrella guía ha sido desarrollada por los investigadores de ANU con colegas de Electro Optic Systems (EOS), la Universidad RMIT, Japón y Estados Unidos, como parte del Centro de Investigación del Medio Ambiente Espacial (SERC).

Ahora, EOS comercializará la nueva tecnología láser de estrella guía, que también podría incorporarse en kits de herramientas para permitir comunicaciones satelitales de tierra a espacio de gran ancho de banda.

Los rayos láser utilizados para rastrear la basura espacial usan luz infrarroja y no son visibles. Por el contrario, el nuevo láser de estrella guía, que está montado en un telescopio, propaga un rayo naranja visible en el cielo nocturno para crear una estrella artificial que se puede utilizar para medir con precisión la distorsión de la luz entre la Tierra y el espacio.

RASTREAR Y EXPULSAR DE LA ÓRBITA PARA QUE ARDAN EN LA ATMÓSFERA

Esta luz naranja guía permite que la óptica adaptativa agudice las imágenes de los desechos espaciales. También puede guiar un segundo rayo láser infrarrojo más potente a través de la atmósfera para rastrear con precisión los desechos espaciales o incluso moverlos de manera segura fuera de órbita para evitar colisiones con otros desechos y eventualmente quemarse en la atmósfera.

La investigadora principal, la profesora Celine D’Orgeville de ANU, dice en un comunicado que la óptica adaptativa es como “eliminar el brillo de las estrellas. Pero eso es algo bueno”.

“Sin óptica adaptativa, un telescopio ve un objeto en el espacio como una gota de luz. Esto se debe a que nuestra atmósfera distorsiona la luz que viaja entre la Tierra y esos objetos.

“Pero con la óptica adaptativa, estos objetos se vuelven más fáciles de ver y sus imágenes se vuelven mucho más nítidas. Esencialmente, la óptica adaptativa corta la distorsión en nuestra atmósfera, asegurándose de que podamos ver claramente las increíbles imágenes que capturan nuestros poderosos telescopios.

“Esto incluye objetos pequeños creados por humanos, como satélites meteorológicos y de comunicación o basura espacial. Es por eso que este desarrollo es un avance tan importante cuando se trata de nuestros esfuerzos para despejar nuestros cielos nocturnos del desorden cada vez mayor de desechos espaciales”.

El láser de estrella guía EOS y los sistemas de óptica adaptativa ANU se encuentran en el Observatorio ANU Mount Stromlo en Canberra, Australia.