Quantcast

Marlaska repite por segundo día consecutivo que no dimite

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha respondido por segundo día consecutivo ante las preguntas de PP y Vox que no piensa dimitir del cargo por la sentencia judicial que anula la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Guardia Civil en Madrid, un cese que entiende que fue «justo, ponderado y legal».

Como ayer en el Senado, Grande-Marlaska ha subrayado en la sesión de control al Gobierno en el Congreso que la sentencia del juzgado de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional que anuló el cese del coronel no es aún firme y que el propio Ministerio del Interior ha anunciado que la va a recurrir.

«No tengo ninguna intención de dimitir y, viendo este debate, no creo que vayan a tener votos suficientes para cesarme», ha señalado el titular del Interior al comienzo de su intervención. Además de dos preguntas, este miércoles ha respondido a sendas interpelaciones también de Vox y PP por la polémica destitución de Pérez de los Cobos y las «desviaciones de poder» en el Ministerio.

SU INTERÉS FUE POR LA FILTRACIÓN A MEDIOS

El ministro ha repetido que el cese tuvo relación con una pérdida de confianza relacionada con un informe judicial sobre el 8M y el inicio de contagios de coronavirus en Madrid, pero no por su contenido en sí, sino por las filtraciones que se publicaron en los medios de comunicación. Quería evitar, ha dicho, «juicios paralelos en un momento muy grave de pandemia» porque «se trataba de instrumentalizar, vía medios de comunicación, la investigación judicial».

«¿Para qué quería yo un informe que tenían los medios y las partes personadas?», se ha preguntado. Grande-Marlaska ha recordado que aquel informe fue valorado finalmente por la juez de Madrid, que archivó la causa en la que había imputado al delegado del Gobierno.

Además, se ha mostrado molesto con el intento de la diputada del PP, Ana Belén Vázquez, de «tratar de humillarle con formas impresentables». También ha tirado de hemeroteca para poner en duda que la diputada ‘popular’ denuncie injerencias cuando ella protagonizó un episodio polémico en su municipio de origen, en Galicia.

«ES UN CADÁVER POLÍTICO»

La diputada del PP le ha recordado el acercamiento de presos de ETA y otras polémicas que, a su entender, convierten al ministro en el «soldado de las tropelías» del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entre ellas el cese y posterior veto para el ascenso a general del coronel Pérez de los Cobos, algo que «jamás había ocurrido en la Guardia Civil».

«No tiene autoridad moral para seguir. No está quemado, está abrasado; es un cadáver político, representa la degradación del sanchismo», ha terciado Ana Belén Vázquez.

El diputado de Vox Ignacio Gil Lázaro también ha pedido la dimisión de Grande-Marlaska en otra pregunta en el Congreso, acusándole de ser «falaz, cobarde, sectario e indigno». «El tonto útil gestor del chantaje a Bildu», ha añadido tras reprocharle que intenta convertir a la Policía y la Guardia Civil en una «policía política» o que «facilite la violencia callejera de bandas de izquierdas manejadas por Pablo Iglesias».

«Lo que hacemos es devolver la dignidad al Ministerio del Interior», ha señalado Grande-Marlaska, en unas palabras calcadas a las pronunciadas un día antes en el Senado. En este sentido, se ha quejado de pidan su dimisión por «dos casos de ceses de libre disposición», el de Pérez de los Cobos y el de otro coronel, Manuel Sánchez Corbí.

«DEVOLVER LA DECENCIA A INTERIOR»

Grande-Marlaska ha citado polémicas del anterior Gobierno del PP como la actuación de una «policía política», la creación de informes de dudosa autoría o la grabación «vergonzosa» en el despacho oficial al exministro Jorge Fernández Díaz. Su papel en Interior lo ha resumido de esta forma: «Gestión, gestión y gestión, y devolver la decencia al Ministerio del Interior».

En el turno de las interpelaciones se ha mencionado el ‘caso Gürtel’ cuando el diputado del PP Carlos Rojas le ha afeado al ministro que se escude en que la sentencia de Pérez de los Cobos no es firme y, sin embargo, la moción de censura contra Mariano Rajoy se presentó cuando tampoco era firme y luego el Supremo, según él, dijo que el partido «no había sido enjuiciado por hechos penales».

El ministro le ha dicho que «fueron expulsados por corruptos» y ha mencionado la declaración del inspector de la Policía que investigó la ‘caja B’ del PP, Manuel Morocho. «Ha declarado que fue indebidamente investigado por Asuntos Internos cuando estaba investigando», ha señalado Grande-Marlaska, apuntando a la etapa del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Rojas se ha centrado en el papel del presidente del Gobierno en el cese de Pérez de los Cobos. «¿Estaba cumpliendo directamente órdenes de Sánchez, encubriéndole?», le ha preguntado tras afear su falta de ética porque el Ministerio «encargado de luchar contra los delitos pidiera a sus servidores que cometan delitos».

DIRECTORA FLORERO Y LARGO CABALLERO

A la diputada de Vox Macarena Olona, el ministro le ha pedido que retirara una expresión suya atacando a la directora general de la Guardia, María Gómez, al considerarla un «florero». Olona le ha recordado que lo que quiere es que «se siente en el banquillo» –citando la querella interpuesta en el Tribunal Supremo– y le ha «retado» a pasear con ella por la calle.

«La diferencia es que, frente a los gritos e insultos, yo sí le voy a proteger; por eso vive escondido, porque no puede salir a la calle», ha señalado Olona, que también ha comparado la gestión de Grande-Marlaska con la de Luis Roldán, aunque recordando que con el exdirector de la Guardia Civil «al menos tuvieron uniformes y casas cuartel gratis». «Con usted, solo corrupción», ha terciado.

Grande-Marlaska ha recomendado a Vox que se «abrigue» con los principios constitucionales y ha defendido la memoria del dirigente socialista Francisco Largo Caballero. En este punto ha mostrado desde la tribuna dos fotografías: una de Javier Ortega Smith disparando con un fusil, lo que ha comparado con el asalto del Capitolio en EEUU, y otra de la propia Olona posando frente a la estatua vandalizada de Largo Caballero.

«No insulte a la democracia», ha dicho el ministro entre aplausos de la bancada socialista, «Largo Caballero estuvo en un campo de concentración y cuando salió poco antes de morir refirió: ‘Libertad, libertad, socialismo es libertad».