Quantcast

El jefe de la UDEF dice que el PP dio «legalidad» al dinero de la caja ‘b’

El inspector de la UDEF encargado de la investigación sobre la presunta caja ‘b’ del PP Manuel Morocho ha afirmado este miércoles ante el tribunal de la Audiencia Nacional que el PP fue dando «legalidad» al dinero disponible en su contabilidad paralela ingresándolo en cuentas bancarias, en ocasiones de forma fraccionada para cumplir con el límite legal establecido.

Morocho, que ha comparecido como testigo-perito junto a otros nueve agentes que elaboraron los informes que obran en el sumario de la causa en el juicio por el presunto pago con dinero negro de la reforma de la sede nacional del PP, ha explicado que los responsables de llevar las cuentas de la formación política siguieron un «proceso habitual a cuando uno tiende fondos opacos».

Así ha explicado que, tras analizar detenidamente la documentación manuscrita elaborada por el extesorero del PP Luis Bárcenas sobre la caja ‘b’ del partido –los conocidos como ‘papeles de Bárcenas’– y examinar los ingresos en las cuentas oficiales del partido, su equipo llegó a la conclusión de que las donaciones anónimas en efectivo entregadas normalmente por empresarios en la propia sede de la calle Génova de Madrid, posteriormente se introdujeron en el sistema económico legal ingresándolo en cuentas bancarias.

Morocho ha recordado que hasta la reforma en 2007 de la ley de financiación de partidos políticos –cuando se prohibieron las donaciones anónimas–, el límite legal establecido para donaciones de una sola persona era de 60.000 euros anuales. Por ello, cuando se daba esta circunstancia, los ingresos que consta en las cuentas de los ‘populares’ estaban fraccionados, ha apuntado.

«Este fraccionamiento busca dotar de apariencia de legalidad a esas entradas de fondos», ha añadido, al tiempo que ha detallado la dinámica seguida: «Los fondos que llegan en efectivo a la sede nacional se transforman en ingresos fraccionados en cuentas de donativos y de funcionamiento».

El inspector jefe del grupo de la UDEF que investigó estos hechos, que ha comenzado explicando que existía correlación entre la caja ‘b’ del líder de la Gürtel, Francisco Correa, y por ello el entonces juez instructor Pablo Ruz, que ya investigaba a la red corrupta, se quedó con la instrucción de la presunta contabilidad opaca de los ‘populares’, ha indicado que el PP afloraba estas cantidades recibidas en negro para usarlo en otras necesidades que tuviera el partido.

Así, ha señalado que desde el PP nacional se financió la adquisición de las sedes de la formación política en La Rioja y País Vasco o el embargo al que tuvo que hacer frente los ‘populares’ de Pontevedra.

«MISMA METODOLOGÍA» PARA ANALIZAR «ESTRUCTURAS DELICTIVAS»

A preguntas de la abogada del PP, que ha intentado desmontar la credibilidad de los ‘papeles de Bárcenas’, Morocho ha defendido la labor de su unidad policial recalcando que el análisis de estos documentos siguió la «misma metodología» que se ha usado para examinar «otras estructuras delictivas y su contabilidad ajena».

Así, ha destacado que el extesorero del PP elaboró una contabilidad «rudimentaria» para controlar los donativos que llegaban por fuera del cauce legal. Por ello, encuentra «explicable» que contengan algún «descuadre» o «error», como la omisión de algún apuntes que sí aparecen en otros documentos en distinto soporte material que recogían la contabilidad ‘b’.

En cualquier caso, ha afirmado que las anotaciones de Bárcenas tienen «coherencia» y demuestran que tanto las cantidades apuntadas como las que no aparecen siguieron la «misma rutina» de ingreso en cuentas bancarias del partido.

A esa conclusión llegaron, y así lo plasmó la UDEF en dos informes, al comprobar que en 2007 Bárcenas –entonces gerente del PP– apuntó una salida de la caja ‘b’ que después se ingresó el extesorero Álvaro Lapuerta mediante talón en la cuenta de donativos nominativos. También, en otras coincidencias de «14 de salidas de la contabilidad objeto de análisis con la cuenta de donativos anónimos», ha apostillado Morocho, que ha agregado que estos ingresos fueron todos en efectivos salvo el mencionado talón.

COMPRA DE ACCIONES DE LIBERTAD DIGITAL

De la caja ‘b’ también salieron fondos para la adquisición de acciones de Libertad Digital. Morocho ha indicado que en los ‘papeles de Bárcenas’ se registró una salida de 139.700 euros, mismo importe por el que Lapuerta suscribió 1.270 de participaciones de este grupo.

Lapuerta revendió tres años después a la propia Libertad Digital estas acciones por 209.550 euros, si bien, según ha indicado el inspector, esta cantidad no se encuentra apuntada como ingreso en la contabilidad paralela del PP. Preguntado por el uso que pudo darle Lapuerta a ese dinero, Morocho ha indicado que no lo saben, apuntando que pudo hacer un manejo del mismo en su «vida personal», ya que «España es un país que existe una preponderancia de usar dinero efectivo, por lo que es fácil su uso en el sistema económico legal».

Otra de las cuestiones por las que ha sido inquirido ha sido cómo los investigadores infieren que algunos nombres que aparecen en los ‘papeles de Bárcenas’ se corresponden a dirigentes del PP como Javier Arenas, Rodrigo Rato o Mariano Rajoy, quienes han testificado en este juicio y han negado haber cobrado ‘sobresueldos’.

Morocho ha explicado que de la evaluación de la documentación en conjunto, y teniendo en cuenta que «estamos hablando del órgano central de la formación política y qué personas podrían tener relación con esos fondos», se identificaron de «forma indiciaria» a varias personas al encontrar un «patrón». «El objeto de identificación de personas se ha hecho buscando concordancia con otras formas de denominarlas, buscando elementos de coincidencia entre la forma de identificar a unas personas y a otras», ha remachado.

Por último, Morocho ha sido preguntado si alguna vez ha recibido represalias o se le ha intentado apartar de esta investigación. El policía, como ya ha hecho en ocasiones anteriores, ha recordado que varios investigados han planteado diferentes denuncias y querellas contra los investigadores, insinuando que lo que se «buscaba era generar una presión para que doblegáramos y no siguiéramos en la función encomendada que era investigar unos hechos».

De hecho, ha enfatizado que también se ofrecieron puestos mejor remunerados para que el voluntariamente solicitara apartarse de la investigación, ya que ésta sería la única forma que podría dejar de ser adscrito como policía judicial. También ha recordado cuando, coincidiendo con la ‘operación Kitchen’, el operativo parapolicial creado para espiar a Bárcenas, fue destinado durante un tiempo a la Dirección Adjunta Operativa.

LA FORTUNA DE BÁRCENAS EN SUIZA

Durante la declaración, también ha intervenido otro agente de la UDEF que ha explicado que existen «dos indicios» pero no pruebas concluyentes que determinen que parte de la fortuna que Bárcenas tenía en cuentas de Suiza tengan su origen en la caja ‘b’ del PP. Ha detallado que la primera sospecha es la apertura en 1991 de una cuenta denominada ‘Iglesia’ en un banco helvético, justo un año después de que uno de los anteriores tesoreros del partido Rosendo Naseiro le entregara 8 millones de pesetas y le diera el relevo de la contabilidad ‘b’.

El segundo indicio se forma tras analizar la situación del extesoreor ‘popular’ en la pieza principal del caso Gürtel, por la que está condenado 29 años y un mes de prisión. Según ha dicho, se comprueba que Bárcenas recibe más de 950.000 euros en comisiones de la organización liderada por Francisco Correa.

En este sentido, no comparte la «justificación» dada por el propio Bárcenas de que parte de su fortuna procede de negocios inmobiliarios o de la compraventa de obras de arte, ya que se «demostró que no era así».