Quantcast

Pollo a la cerveza: la especialidad alemana con la que se rinden los españoles

El pollo a la cerveza es una receta tradicionalmente clásica, si no has tenido el privilegio de probarlo te aseguramos que cuando lo pruebes te encantará, tal como las salchichas a la cerveza.  Por ello, en esta ocasión te explicaremos cómo preparar este delicioso pollo a la cerveza para que incluyas en tu menú de la semana.

Quizás pienses que un niño no puede consumir esta receta, pero lo cierto es que el alcohol desaparece cuando lo cocinas, lo cual queda con un sabor muy suave. Esta vez la cerveza que se utilizará es la cerveza negra, por lo que le proporcionará un aroma y un exquisito sabor especial, o si lo prefieres también puedes prepararla con cerveza rubia.

Ingredientes principales

Ingredientes principales
  • 1 pollo
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 330 ml de cerveza negra
  • Harina
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  • Primeramente, adquirimos un pollo en trozos pequeños (puedes comprarlo en cualquier carnicería y pedirlo en trozos). Obtenido esto, procedemos a prepararlo; lo salpimentamos, enharinamos ligeramente y doramos en una cazuela con aceite de oliva virgen extra. Lo retiramos del sartén y reservamos.
  • Luego, en el aceite que nos queda agregamos la cebolla picada junto con los ajos también picados, incorporamos el pimiento y las zanahorias cortados en dados.  
  • Cuando las verduras comiencen a dorarse incorporamos en la cazuela el pollo que teníamos reservado, la cerveza y un poco de agua si fuera necesario. Lo dejamos cocinar a fuego medio unos 15 o 20 minutos.
  • Cuando esté listo lo retiramos y servimos.
  • Puedes acompañar este pollo a la cerveza con un arroz basmati.

Ingredientes para pollo a la cerveza guisado

Ingredientes para pollo a la cerveza guisado
  • 8 muslos de pollo o un pollo entero
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebollas
  • 4 zanahorias
  • 1 pimiento rojo
  • tomillo y romero secos
  • 2 hojas de laurel
  • 1l de cerveza
  • 2 cucharas de harina
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Preparación

  • Si usamos un pollo entero podemos destrozar las pechugas y los muslos. Si no, podemos usar directamente unos muslos de pollo.
  • En una cazuela alta, agregamos un chorrito de aceite y calentamos a fuego fuerte Cuando esté caliente añadimos el pollo y lo sellamos por todos sus lados. El objetivo, es dejar que tome color, pero dejándolo crudo en su interior. En total, unos 3 o 4 minutos de cocción. Pasado el tiempo, retiramos el pollo y lo reservamos en un plato.
  • Luego, en el mismo aceite donde hemos sellado el pollo, agregamos los dientes de ajo, las cebollas y el pimiento rojo. Estos ingredientes bien picados. Agregamos de igual manera las zanahorias, pero, en este caso, cortadas en rodajas finas. Salpimentamos y removemos con frecuencia, mientras dejamos cocinar a fuego suave unos 15 minutos.  
  • Culminado lo anterior y con la cebolla ya bien transparente y la zanahoria parcialmente cocinada, agregamos las dos cucharadas de harina. Esta harina, va a dar después a la salsa de nuestro pollo a la cerveza cierta consistencia. Continuará siendo mayoritariamente líquida, pero tendrá cierta consistencia, lo cual llamará más la atención e incitará más a untar con pan.
  • Mezclamos todos los ingredientes e integramos la harina con la verdura. Y dejamos cocinar por 2 minutos más a fuego suave. Devolvemos el pollo a la olla. Introducimos también los jugos que haya podido soltar al plato.
  • Agregamos el tomillo y el romero, las hojas de laurel y cubrimos todo con generosa cantidad de cerveza. Puedes realizar esta receta varias veces, probando con diferentes tipos de cerveza. No obstante, si no te gusta la comida con demasiado sabor, comienza utilizando una cerveza rubia. Y por el alcohol no te preocupes este se evapora absolutamente todo.
  • Mezclamos e integramos bien todos los ingredientes con una cuchara y dejamos cocinar a fuego suave unos 45-50 minutos, hasta que la salsa se reduzca y espese, haya concentración de sabores y el pollo quede totalmente cocinado y tierno.

Ingredientes para pollo a la cerveza con una variación

Ingredientes para pollo a la cerveza con una variación
  • 1.5 kg de pollo
  • 1 cebolla
  • 1 cerveza
  • Harina, para enharinar
  • 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Caldo de pollo, solo si es necesario
  • Sal
  • Pimienta molida
  • 1 o 2 cucharas de salsa de chile dulce o similar

Preparación

  • Secamos los trozos de pollo con papel absorbente, los salpimentamos al gusto y los rociamos con harina lo justo para enharinar ligeramente su superficie.
  • Colocamos a calentar el aceite de oliva virgen extra en una cacerola a fuego medio-alto y doramos el pollo dándole vueltas de vez en cuando para que se doren todos los trozos de manera uniforme.
  • Hacemos un pequeño hueco en la cazuela apartando los trozos de pollo hacia los bordes y añadimos la cebolla finamente cortada en el hueco que hemos hecho, pues lo que nos interesa es que la cebolla se cocine y suelte sus aromas en el aceite en el que se ha dorado el pollo, no que se queden los trocitos de cebolla cruda pegados a los trozos de pollo.
  • Cuando la cebolla empiece a estar transparente agregamos la cerveza y una pizca de sal, subimos un poco el fuego para que se evapore el alcohol y, pasados unos minutos, cuando este se haya evaporado bajamos el fuego y cocinamos a fuego lento hasta que el pollo este tierno.
  • Si eres fanático de la comida picante, al momento de agregar la cerveza puedes añadir también un par de cucharadas de salsa de chile dulce o alguna otra salsa picante de tu agrado. Cuando el pollo esté tierno, probamos y rectificamos de sal si es necesario.

Sugerencias

  • Se puede acompañar con arroz blanco, patatas cocidas o en puré, patatas fritas, pero si vas a servir el pollo a la cerveza en el momento y quieres lucirte, corta las patatas en dados de menos de dos centímetros, confítalas en aceite a fuego lento hasta que estén tiernas, sube el fuego hasta que se doren y, cuando el pollo esté listo, échalas en la cazuela junto al pollo para que impregnen de la salsa.