Quantcast

Canarias: Los migrantes no han generado “ningún problema de seguridad”

El consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, ha asegurado que en el archipiélago “no hay ningún problema de seguridad” que haya que imputar a los migrantes que han llegado al archipiélago desde el continente africano, y ha criticado que el Partido Popular trate de alentar una “especie de miedo” ante el fenómeno migratorio.

Así lo ha señalado en una comparecencia parlamentaria solicitada por la diputada popular Astrid Pérez, quien incidió en que las dos mayores crisis migratorias que ha sufrido Canarias han sido bajo el Gobierno socialista y quien criticó que, frente a esta “evidencia”, el Gobierno canario y los grupos que le apoyan solo digan que la culpa es “única y exclusiva” de Europa y de los conflictos geopolíticos del norte de África.

Astrid Pérez indicó que en el año 2018, durante el Gobierno de Mariano Rajoy, Canarias recibió 1.307 personas migrantes, mientras que el año pasado llegaron a las islas 23.023 personas, según la diputada, por la “ineficaz” e “incompetente” política migratoria del Gobierno de Pedro Sánchez.

Por ello, volvió a exigir al Gobierno español y canario que apliquen las políticas migratorias y diplomáticas que “tan eficazmente” aplicó el Gobierno popular, y que consiguió las cifras “más bajas” de entrada de inmigrantes ilegales en Canarias.

Igualmente, reclamó más recursos materiales y personales que garanticen la seguridad en Canarias y calificó de “gravísimo” la decisión del ministro Grande-Marlaska de limitar la información entre policías y guardias civiles en el control antiterrorista de la inmigración.

La diputada también consideró un “despropósito” la gestión migratoria en Canarias y afirmó que, ante esta situación, el presidente Torres “sólo se ha paseado por todas las instituciones que no tienen poder ejecutivo ni capacidad resolutiva; pero no se ha rozado ni se rozará por Moncloa, que es donde realmente pueden solucionarse los problemas de gestión de la crisis migratoria”.

UNA “EXTRAORDINARIA IGNORANCIA”

En su intervención, Julio Pérez criticó la “extraordinaria ignorancia” de Astrid Pérez, a quien acusó de haber cometido dos “grandes equivocaciones” en su exposición, como pensar que el signo político de un gobierno determinado produce un aumento o una disminución de la inmigración, o que en las crisis migratorias anteriores estuviera gobernando el Partido Socialista.

El consejero censuró la “simplificación” hecha por la diputada popular y lamentó que el partido conservador crean que existe una “varita mágica” que “activándola” haga desaparecer la migración. Además, quiso dejar claro que en Francia, Italia, Grecia, Alemania o Estados Unidos hay un problema migratorio y “en ninguno de esos sitios gobierna el señor Sánchez”.

Pérez invitó a Astrid Pérez a estudiar más los datos y añadió que pensar que la situación era la misma en 2018 y 2020 revela también una “tremenda ignorancia”. En este sentido, hizo hincapié en que el Gobierno de Canarias contribuye con sus propios recursos a la contención de la seguridad de los migrantes y recalcó que instrumentos como el SIVE que tanto reclaman en el Partido Popular lo que pretenden es la seguridad de los migrantes.

UNA ATENCIÓN DIGNA.

El portavoz del Grupo Mixto, Ricardo Fernández de la Puente, incidió en que la atención digna de las personas migrantes pasa por el trabajo conjunto de la Unión Europea, España y las comunidades autónomas para que Canarias deje de afrontar este problema en solitario.

La diputada Melodie Mendoza (ASG) coincidió con que el fenómeno migratorio no ha recibido una respuesta adecuada por parte de España y Europa, y pidió evitar lanzar mensajes como que los migrantes traen inseguridad porque “no es verdad y porque no podemos despertar un rechazo a personas que solo vienen buscando un futuro mejor”.

Por parte de Sí Podemos Canarias, Francisco Déniz consideró una “falta de conciencia social” insistir en asociar inmigración con delincuencia porque es “falso”, mientras que el diputado Luis Campo (NC) manifestó que la utilización partidista de la inmigración es una “irresponsabilidad”.

Juan Manuel García Ramos, del Grupo Nacionalista Canario, hizo hincapié en la necesidad de afrontar el problema de la inmigración como un gobierno “adulto” y no “subalterno”, y pidió al consejero que utilice los instrumentos que tiene a su disposición, como la Junta de Seguridad que recoge el Estatuto de Autonomía, para hacer frente a esta problemática.

Por último, el representante socialista Fernando Manuel Martínez recalcó que no hay datos que determinen que haya inseguridad en las islas a consecuencia de la inmigración, y afirmó que este mensaje sólo lo han estado creando los partidos que usan la xenofobia para desgastar al Gobierno.