Quantcast

Cómo arreglar una tarta que no ha cuajado

En la preparación de una tarta hay datos elementales para que esta quede perfecta. Tenga el sabor correcto, la consistencia y la cremosidad que la caracteriza.

Si bien es cierto que en cada portal o libro puedes ver recetas elaboradas, unas más que otras, la tarta lleva ingredientes específicos. Cantidades específicas que no deben ser improvisadas, pues muchas veces la improvisación cuesta caro.

Lea TAMBIÉN: CÓMO HACER UNAS TARTALETAS CON CREMA PASTELERA Y NUTELLA

En la elaboración de tarta, cualquier clase de tarta, chocolate, fresa o de queso que es la más popular, deben existir reglas. Es decir una receta que se debe seguir tal cual para evitar complicaciones en el resultado final.

Así que a continuación te enseñaré cuáles son los errores más comunes al momento de preparar una tarta. Pero también te mostraré algunos consejos que puedes seguir en caso que la tarta no quede como lo habías esperado.

Errores comunes que pueden dañar la consistencia de la tarta

Errores comunes que pueden dañar la consistencia de la tarta

Como todo humano que se equivoca en algún momento todos cometemos errores en cuanto a preparaciones se refiere y precisamente hablando de tarta es necesario respetar varios puntos.

La tarta suele tener varios pasos para su preparación y es elemental que sean respetados, pero cuando nos referimos a errores comunes. ¿Cuáles son esos errores que dañan la consistencia?

Los primeros errores que se comenten es al no medir bien las cantidades o calcular los ingredientes a ojo. Muchos se arriesgan a sacar cálculos a ojo y terminan añadiendo más o menor cantidad de la necesaria. Desde luego eso arruina por completo la tarta pues es necesario respetar las cantidades. Puedes usar vasos medidos o una balanza para pesar los ingredientes secos.

Otro grave error es cambiar los ingredientes. Por ejemplo, cambiar harina por otra, o crema pastelera por otra , mantequilla por margarina. Debes tener en cuenta que estos cambios de ingredientes nunca resultan bien y por ende la tarta tampoco terminará bien.

Aunque suena creativo tratar de hacer cambios a lo imprevisto, la verdad es que terminan arruinando la receta e incluso dando un sabor que no es precisamente el que se quiere.

Un dato importante y que seguramente la mayoría ignora es la temperatura de los ingredientes. Muchas recetas son claras al mencionar que los ingredientes deben estar fríos o a temperatura ambiente. Ciertos ingredientes funcionan mejor a temperaturas específicas por ejemplo la crema batida (nata) , mayormente suele estar en la nevera para montar mejor. Los huevos casi siempre deben estar a temperatura ambiente.

Rellenar demasiado los moldes y no respetar los tiempos. Cuando añades demasiada mezcla a un molde y este se desborda y a su vez no respetas el tiempo que debe permanecer en horno o nevera. Por ejemplo la tarta debe cumplir con un tiempo reglamentario de acuerdo al ingrediente que uses. No puedes disminuir su tiempo y tampoco exceder en mezcla.

Tanto el horno o la nevera de ser el caso deben estar listos para cumplir los tiempos que requieran las tartas. No debes simplemente usar cualquier temperatura o tiempo, debes respetar lo estipulado en la receta de manera que la tarta logre quedar en su punto.

En cuanto al horno conviene encenderlo 10-15 minutos antes de empezar a preparar la tarta. Conviene, incluso, pre calentarlo 15-20 grados más de lo indicado en la receta para compensar la bajada de temperatura que se produce al abrir la puerta.

No respetar la receta, el error número uno

No respetar la receta, el error número uno

Además de no respetar la receta, otro dato mortal para las tratas es abrir el horno durante los primeros 3/4 del tiempo que indica la receta. Los cambios de temperatura le sientan fatal a las masas.

Luego el desmoldado prematuro es lo que ha hecho que la tarta quede de espanto. Las tartas deben enfriar sobre una rejilla metálica que deje circular el aire por la base, antes de ser retiradas del molde para que no se rompan.

Son muy frágiles en caliente y lo mejor es esperar a que estén completamente frías antes de mover ficha.

Debes esperar que estén completamente frías para decorar. Decorar cuando la tarta aún está caliente o no ha logrado tomar consistencia es fatal. Es recomendable esperar que esté completamente fría para decorar.

Soluciones para que la tarta no se arruine

Soluciones para que la tarta no se arruine

Tal como ya mencionamos la preparación de la tarta puede tener trabajo, pero se debe respetar los ingredientes. Más allá de eso y en caso que se haya arruinado, te recomiendo a continuación algunos datos para solventar.

En caso de que la tarta no cuaje, deja más tiempo en la nevera en caso que falte más tiempo de refrigeración. Si finalmente no tiene consistencia, entonces lo único que queda es comerla así e intentar hacer otra pero esta vez respetando los tiempos e ingredientes.

Ten en cuenta que al momento de cuajar, la gelatina no debe superar los 50ºC al diluir, recuerda que si hace grumo, la tarta se arruina. La cuajada o la gelatina deben estar a cierto punto para usar.

El uso de varillas eléctricas para batir los ingredientes de la tarta puede hacer que la tarta se llene de aire, suba y después se desplome. Así que en algunos casos y en la preparación más que todo de tarta de queso trata de batir a mano de forma constante.

No hay soluciones inmediatas para una tarta que ha quedado un poco mal, solo queda intentarlo con la receta correcta, ingredientes exactos y mucha disposición de hacerlo bien.