Quantcast

CSIF traslada a Muface las quejas de funcionarios jubilados que no han sido vacunados

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha trasladado al Consejo General de Muface, presidido por el ministro de Función Pública, Miquel Iceta, las quejas de funcionarios jubilados, mayores de 80 años, que todavía no han recibido la vacunación frente al Covid.

Tal y como ha reconocido Muface, ello es debido a las «dificultades en el proceso de coordinación» con las consejerías de Salud, lo que ha podido generar «desajustes» en un proceso de vacunación regulado de forma diferente en cada territorio.

No obstante, según CSIF, desde Muface se señala a las comunidades autónomas como las autoridades competentes y advierte de que todavía no disponen de información estadística actualizada de los colectivos vacunados por parte de los responsables autonómicos ni del ministerio.

«Esta situación se podría haber paliado si desde el Gobierno se hubiera autorizado a las compañías concertadas por las mutuas a vacunar al colectivo de mutualistas al que prestan atención médica. Por ello, solicitamos al ministro, presente en el Consejo, que desde el Gobierno se arbitren las medidas necesarias para homologar las competencias de las mutualidades sanitarias con las consejerías de salud de las comunidades autónomas», han dicho desde el CSIF.

De esta manera, prosigue, podrían asistir a los consejos interterritoriales y tener mayor posibilidad de acción y coordinación en situaciones sanitarias que afectan directamente a las personas a las que prestan servicio. Así, el sindicado ha recordado que las mutualidades dan cobertura a una población superior a la de comunidades autónomas como Cantabria, Asturias o Navarra, por poner un ejemplo.

Por otro lado, CSIF ha asegurado que sus quejas favorecieron que en la Comunidad de Madrid se habilitase la vacunación masiva de funcionarios en el Hospital Isabel Zendal, el pasado 17 de marzo. No obstante, este problema también se da en otras comunidades autónomas y aún no está resuelta.

Se da la circunstancia de que las personas afectadas se encuentran en muchas ocasiones en situación de dependencia o gran dependencia y son los propios familiares los que se han puesto en contacto con CSIF tras constatar que los datos registrados «no eran correctos», y después de que les confirmaran en el centro de salud que no aparecían en los listados de vacunación.

«A CSIF nos preocupa que esta situación se repita según vayan avanzando las etapas de vacunación con la población a partir de 70 años o en el caso de personas con patologías de riesgo (datos de los que no disponen las mutualidades) e instamos a las mutuas, Ministerio de Sanidad y comunidades autónomas a que extremen los mecanismos de coordinación para evitar diferencias en la atención», ha zanjado la organización sindical.